Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la categoría ‘Actualidad’

Declaración de Rumbo a Gaza – Flotilla de la Libertad

25.10.2012 · Guardado en Actualidad

Estimadas amigas y amigos:

En el año 2012, y tras 45 años de ocupación, nuestro objetivo navegando con el Estelle en la nueva campaña de la Flotilla de la Libertad no era otro más que reclamar que el pueblo palestino pudiera disfrutar de los mismos derechos que el resto de los seres humanos. Gaza es la única puerta al mar de Palestina y debe gozar de la libertad de ser un punto de comercio y apertura al exterior.

El velero Estelle de la Flotilla de la Libertad comenzó su andadura hace más de tres meses, contando con el apoyo de miles de ciudadanos y ciudadanas que donaron pequeñas cantidades de dinero que hicieron posible comprar este bonito velero para navegar rumbo a Gaza. Nuestras defensas eran la Resolución 242 de las Naciones Unidas, la Ley Marítima Internacional y la Declaración de los Derechos Humanos. Nada tan básico como esto, pero tampoco más necesario.

En la mañana del 20 de octubre, el Estelle fue violentamente asaltado por fuerzas militares israelíes en aguas internacionales. El Estelle estaba cerca de su destino, apenas a 30 millas de Gaza. Un viaje de más de 5.000 millas marítimas a lo largo de Europa acabó en una clara violación de las leyes internacionales y de los derechos humanos en lo que constituye un acto de piratería en alta mar en toda regla llevado a cabo por un ejército que actúa con impunidad fuera de sus fronteras. En Gaza estaban esperando representantes de ONG y organizaciones de derechos humanos, así como un grupo de palestinos y palestinas. No se sorprendieron de que finalmente sucedieran esos hechos. Pero ellas y ellos todavía esperan al Estelle y la carga que lleva para ellos.

A bordo del Estelle iban 30 pasajeros y pasajeras empeñados en desafiar el ilegal e ilegítimo bloqueo de la Franja de Gaza, impuesto por Israel desde 2007. Este grupo, que representaba a la sociedad civil internacional, estaba compuesto por gente de varios países: Canadá, Finlandia, Grecia, Israel, Italia, Noruega, Estado Español y Suecia. Viajaban cinco miembros de cuatro parlamentos nacionales de Europa, una periodista y un ex parlamentario canadiense.

Esta es la lista total de pasajeros y pasajeras:

Ricardo Sixto, Estado Español. Parlamentario
Aksel Hagen, Noruega. Parlamentario
Sven Britton, Suecia. Parlamentario
Dimitris Kodelas, Grecia. Parlamentario
Evangelos Diamantopoulos, Grecia. Parlamentario
James Manly, Canadá. Ex-parlamentario
Joel Opperdoes, Suecia
Charles Andreasson, Suecia
Daniel Särner, Suecia
Johan Uddebrant, Suecia
Anders Widell, Suecia
Herman Reksten, Noruega
Elazar Elhanan, Israel
Nils Sjøstrøm, Noruega
Velimati Koivisto, Finlandia
Jan Petter Hammervold, Noruega
Dror Feiler, Suecia
Kristian Svenberg, Suecia
Maria-Pia Boethius, Suecia
Reut Mor, Israel
Mika Jämiä, Finlandia
Laura Arau, Estado Español
Marco Ramazzotti Stockel, Italia
Yonatan Shapira, Israel
Mikhailis Tiktopoulos, Grecia
Begoña Zabala, Estado Español
Loukas Stamellos, Grecia
Evangelos Pissias, Grecia
Mattias Gardell, Suecia
Stellan Vinthagen, Suecia

Todos y todas estaban preparados para hacer frente a un intento de asalto del barco y llevaron a cabo entrenamiento en resistencia no-violenta. Fueron advertidos de qué posibles escenarios podrían encontrarse. Aún así, el gran número de soldados armados y enmascarados fue abrumador. Lo que Israel ha declarado que fue una toma pacífica contituyó realmente una demostración más del uso excesivo de la fuerza y la humillación contra el activismo pacífico y la resistencia no violenta. Esto fue especialmente dirigido a aquellos que se identificaron como parlamentarios.   La violencia que se encontró el Estelle y las pasajeras y pasajeros a bordo es solo un reflejo de la inherente violencia de las políticas de ocupación. No es realmente nada comparado con la situación en la que se encuentra atrapada toda la población palestina día a día desde hace más de cinco años.

La carga que hay a bordo del Estelle, donada o comprada con donaciones, sigue secuestrada en el puerto de Ashdod: dos olivos, 41 toneladas de cemento, sillas de ruedas, andadores, muletas, estetoscopios para asistencia al parto, libros infantiles, juguetes, 600 balones de fútbol, instrumentos y equipamientos musicales, equipamiento teatral, iluminación técnica, una radio VHF y también un ancla, que junto con la radio estaba dirigida a otro proyecto de la Flotilla, que construirá el Arca de Gaza.

Sin embargo, la carga más importante era la solidaridad y la determinación de trabajar para poner fin al bloqueo. La población de Gaza y su economía sigue sufriendo una situación de crisis humanitaria, pero no causada por una fuerza natural, como un huracán o terremoto sino por una ocupaciónmilitar y bloqueo que ahoga hasta el límite a más de un millón y medio de personas en lo que es constituye una inmensa cárcel al aire libre, donde gran parte de la población todavía depende de la ayuda internacional.
Siguen produciéndose respuestas y condenas de repulsa contra el secuestro del Estelle en todo el mundo, en el Parlamento Europeo, parlamentos estatales y otras instituciones políticas así como en medios de comunicación y redes sociales.

Demandamos de Israel y de los gobiernos que de momento mantienen un silencio cómplice con las políticas de ocupación en Palestina:

– La devolución del velero Estelle y su carga.

– Una reacción con determinación contra el violento ataque en aguas internacionales por parte de los gobiernos y la comunidad internacional.

– Por último, y más importante, demandamos el fin del bloqueo a Gaza. Esta forma de castigo colectivo debe acabar. No es aceptable ni posible construir seguridad o paz sobre la base del castigo. No es otra cosa sino un prolongado crimen contra la legalidad internacional y contra los derechos humanos.

Es una tarea de la comunidad internacional. Es un asunto y una responsabilidad para los ciudadanos y ciudadanas, para la sociedad civil y para los gobiernos del todo el mundo.

Rumbo a Gaza                    Coalición de la Flotilla de la Libertad.

Rumbo a Gaza
www.rumboagaza.org
http://www.facebook.com/rumboagazaoficial
twitter: @rumboagaza

High Resolution Press Images:

[+] cleardot.gif
Comparte

Relojes Rotos

17.03.2012 · Guardado en Actualidad

Nuevo programa de radio que podéis seguir en Alifa:

Relojes Rotos es un programa de Radio Almaina hecho desde Granada con la intención de dar a conocer movimientos populares, revueltas, insurrecciones, movimientos sociales y hechos históricos en general que hayan supuesto una alternativa y/o respuesta al sistema político social dominante. Todo ello de forma amena y desde una perspectiva autónoma.

Aquí podéis ver los tres primeros programas.

Una amiga me manda fotos desde Cánada de Occupy Toronto: http://www.flickr.com/photos/agataivanna/sets/72157628045881935/

Así serían los resultados de las elecciones si todos los votos valieran lo mismo. http://cort.as/1Lol

De Sol al Mundo

15.11.2011 · Guardado en #nolesvotes, Actualidad

Hace seis meses que todo esto estalló y nadie podía imaginarse hasta donde iba llegar… y sólo acabamos de empezar.

“(…)Sin embargo, más allá de lo anecdótico de la tienda de campaña, desde todos los rincones del planeta se comienzan a usar las mismas herramientas que en la Puerta del Sol: se levantan las manos en signo aprobación, se piden turnos de palabra para matizaciones o se cruzan los brazos para bloquear una propuesta. Es decir, el lenguaje asambleario ha calado hondo, y no sólo, también las marchas pacíficas, las reivindicaciones a través de la red y especialmente el “no nos representan”. (…)”

De Sol al mundo: el 15M español, el padre de los indignados.

Por si no pudisteis ver el documental del otro día en La Sexta: #spanishrevolution, ¿Qué ha pasado aquí?

La cosa más importante del mundo

05.11.2011 · Guardado en #nolesvotes, Actualidad

Naomi Klein en Occuppy Wall Street (6 de Octubre)

Si algo sé, es que el uno por ciento ama una crisis. Cuando la gente entra en pánico y está desesperada, y parece que nadie sabe qué hacer, es el momento ideal para lograr que se apruebe su lista de deseos de políticas pro empresariales: privatizar la educación y la seguridad social, recortar los servicios públicos, deshacerse de las últimas restricciones al poder empresarial.
En medio de la crisis económica, esto es lo que actualmente sucede en todo el mundo. Sólo hay una cosa que puede bloquear esta táctica, y, afortunadamente, es grande: el 99 por ciento. Y ese 99 por ciento está tomando las calles, desde Madison hasta Madrid, para decir: “No, no pagaremos tu crisis”.
Esa consigna comenzó en Italia, en 2008. Rebotó en Grecia y Francia e Irlanda, y finalmente llegó a la milla cuadrada en la que la crisis empezó.
“¿Por qué protestan?”, preguntan los perplejos expertos en la televisión. Mientras, el resto del mundo pregunta: “¿Por qué se tardaron tanto?”, “Nos preguntábamos cuándo iban a aparecer”. Y, sobre todo dice: “Bienvenidos”.
Mucha gente hace paralelismos entre Ocupa Wall Street y las llamadas protestas contra la globalización, en Seattle, en 1999, que atrajeron la atención mundial. Esa fue la última vez que un movimiento descentralizado, global y encabezado por jóvenes, apuntó directamente contra el poder empresarial. Y me enorgullece haber sido parte de lo que llamamos “el movimiento de movimientos”.
Pero también hay importantes diferencias. Por ejemplo, elegimos a las cumbres como nuestros blancos: la Organización Mundial del Comercio, el Fondo Monetario Internacional, el G-8. Las cumbres son transitorias por naturaleza, sólo duran una semana. Eso hizo que nosotros también fuéramos transitorios. Aparecíamos, llegábamos a los titulares mundiales, y luego desapareceríamos. Y, en el frenesí del hiperpatriotismo y militarismo posterior a los ataques del 9/11, fue fácil borrarnos del mapa, al menos en Norteamérica.

En cambio, Ocupa Wall Street eligió un blanco fijo. Y no ha puesto fecha límite a su presencia en este lugar. Eso es sabio. Sólo cuando te mantienes fijo puedes echar raíces. Esto es crucial. Es un hecho, en la era de la información, que demasiados movimientos brotan, como hermosas flores, pero rápidamente mueren. Es porque no tienen raíces. Y no tienen planes de largo plazo de cómo se van a sostener. Cuando llegan las tormentas, el agua se las lleva.

Ser horizontal y profundamente democrático es maravilloso. Estos principios son compatibles con el duro trabajo de construir estructuras e instituciones que sean lo suficientemente robustas para que puedan sobrellevar las tormentas que vienen. Tengo mucha fe en que esto pasará.

Algo más que este movimiento hace bien: se comprometieron con la no violencia. Se rehúsan a darle a los medios las imágenes de ventanas rotas y luchas callejeras, que tanto anhelan. Y esa tremenda disciplina ha implicado que, una y otra vez, la historia sea la deplorable y no provocada brutalidad policiaca. De la cual vimos más todavía el miércoles (día 5) por la noche. Mientras, el apoyo a este movimiento crece y crece. Más sabiduría.

Pero la gran diferencia, tras una década, es que en 1999 nos enfrentábamos al capitalismo en la cúspide de un frenético auge económico. La tasa de desempleo era baja, las carteras de acciones tenían un alto valor. Los medios estaban borrachos de dinero fácil. En aquel entonces se trataba de comenzar negocios, no cerrarlos.

Hicimos notar que la desregulación detrás del frenesí tenía un precio. Era dañino a los estándares laborales.

Era dañino a los estándares medioambientales. Las empresas se volvían más poderosas que los gobiernos y eso era dañino para nuestras democracias. Pero, para ser honesta con ustedes, mientras fueran buenos tiempos, enfrentarse a un sistema económico basado en el egoísmo era una tarea difícil, al menos en los países ricos.

Diez años más tarde, parece que ya no hay países ricos. Sólo un montón de gente rica. Gente que se enriqueció saqueando la riqueza pública y agotando los recursos naturales en el mundo.

El punto es que hoy, todos pueden ver que el sistema es profundamente injusto y se sale de control a toda velocidad. El egoísmo sin restricciones ha destrozado la economía global. Y también está destrozando al mundo natural. Sobrepescamos nuestros océanos, contaminamos nuestra agua con la fracturación hidráulica y las perforaciones en aguas profundas, nos enfocamos en las formas más sucias de energía en el planeta, como las arenas bituminosas de Alberta. La atmósfera no puede absorber la cantidad de carbono que le metemos, con lo cual creamos un peligroso calentamiento. El nuevo modelo de lo normal son los desastres en serie: económico y ecológico.

Estos son los hechos. Son tan evidentes, tan obvios, que es mucho más fácil conectarse con la gente de lo que era en 1999, y construir rápido el movimiento.

Todos sabemos, o al menos intuimos, que el mundo está de cabeza: actuamos como si no tuviera fin lo que en realidad es finito: los combustibles fósiles y el espacio en la atmósfera para absorber sus emisiones. Y actuamos como si hubiera estrictos e inamovibles límites a lo que abunda: los recursos financieros para construir el tipo de sociedad que necesitamos.
La tarea de nuestro tiempo es darle la vuelta a esto: retar esta falsa escasez. Insistir en que tenemos los recursos como para construir una sociedad incluyente y decente, y al mismo tiempo respetar los verdaderos límites que la Tierra puede aguantar.
El cambio climático implica que tenemos una fecha límite para hacerlo. Esta vez, nuestro movimiento no puede distraerse, dividirse, agotarse y ser borrado del mapa por los acontecimientos. Esta vez tenemos que triunfar.
Y no hablo de regular los bancos e incrementar los impuestos a los ricos, aunque eso es importante.
Me refiero a cambiar los valores subyacentes que gobiernan nuestra sociedad. Eso es difícil de acomodar en una sola demanda, amigable para los medios. Y también es difícil resolver cómo hacerlo. Pero, no por ser difícil se vuelve menos urgente.
Eso es lo que veo que ocurre en esta plaza. En la manera en que se alimentan unos a otros, se dan calor unos a otros, comparten información libremente y se proveen de servicios de salud, clases de meditación y talleres.
Mi letrero favorito aquí es: “Me importas”. En una cultura que entrena a la gente a evitar la mirada del otro, a decir, “deja que se muera”, eso es una declaración profundamente radical.
Peleamos contra las más poderosas fuerzas económicas y políticas del planeta. Eso asusta. Y conforme este movimiento crezca, de fortaleza en fortaleza, asustará cada vez más.
Siempre estén concientes de que habrá la tentación de cambiar de blanco, a uno más chico, como, por ejemplo, la persona a tu lado. No caigas en la tentación. Esta vez, tratémonos como si planeáramos trabajar uno al lado del otro, en la lucha, durante muchos, muchos años. Porque la labor que tenemos ante nosotros demanda nada menos que eso.
Tratemos a este hermoso movimiento como si fuera la cosa más importante en el mundo. Porque lo es. Realmente lo es.
(Este texto es el discurso que dio el pasado 6 de octubre en la Plaza Libertad, ante los participantes en Ocupa Wall Street. Fue publicado en el periódico que editan los manifestantes, The Occupied Wall Street Journal.)

El disparate

02.11.2011 · Guardado en Actualidad

www.eldisparate.de

 

El Disparate es otro proyecto del Desafío Abredatos en el que podremos comprobar cual es el mercado de armas en cada comunidad. La compra/venta de armamento y a qué países, incluyendo muchos de los llamados disparatados, países en conflicto que según la legislación europea no se les puede vender este tipo de material.