Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

La Fura dels Baus: entrevista con Miki Espuma

Miki Espuma, director de La Fura del Baus
SZIGET FESTIVAL
, Budapest, 18.06.09 (ver artículo sobre Sziget)


Apasionado y único, el espectáculo “The beat of the forest” (El Latido del Bosque) nace en el corazón de Miki Espuma y vive en los que trabajan en esta producción de La Fura del Baus y entre su público, en Budapest. Los actores desarrollan en sí  mismos este latido y tú, como público, lo sientes, lo tragas, y lo gritas también.

Una entrevista con Miki es un torbellino de respuestas encadenadas y anécdotas, y sobretodo, de emoción en las palabras. Transcribir pues, sus palabras, sin poder adjuntar su voz rasgada, su sonrisa grandiosa, sus ojos brillantes, y el tono y exaltación que pone a cada una de las sílabas, ha sido tarea complicada. Pero, imaginemos que todos tenéis cerca un poco de polvos mágicos para hacer que esta entrevista que leéis, se parezca un poco a lo que sucedió, tan solo media hora antes del último espectáculo de La Fura del Baus en el festival Sziget, en Budapest….

– ¿En qué consiste el espectáculo?

“Hemos hecho una producción especial para ellos. Yo vine a Sziget el año pasado, me enseñaron el espacio, vi el bosque que rodea esto y me quedé alucinado, así que quise hacer algo usando los árboles, y usando el suelo, la energía de los árboles, y de la tierra… muy natural. Una ceremonia que trabajara esas ideas. La fuerza telúrica, sobre todo, y las mujeres que tienen un protagonismo importante. Y también la Música, trabajar con melodías muy claras para los húngaros. Es como si en España pusiéramos El Amor Brujo de Falla. Me gustó recoger trozos de compositores de Hungría. Estuve escuchando mucha música clásica. Ellos me regalaron también música pop de aquí, que hay mucha… o compilaciones muy divertidas que tenían folk, heavy, jazz… son muy buenos músicos. Pero yo me dije: ‘voy a meter mi ruido habitual de Fura con melodías que sean reconocibles para ellos’. Y de ahí ya salté a la idea de colaborar con una cantante de aquí, lo que ha sido muy gratificante, porque la cantante es  muy pasional y enseguida entró en el juego. Nos conocimos en mayo aquí y  hemos ido trabajando la canción por internet, por MP3, yo te envío el tema, tu me envías la voz, y así…”

– ¿Qué fue lo más dificil de esa preparación del espectáculo?

“La verdadera dificultad es cuando llegas aquí: lo primero el idioma; pero bueno, con inglés vas tirando. Y después también lo atípico de un grupo de teatro como el nuestro, que necesita una producción muy potente, en un festival de rock, que no es la costumbre; en realidad lo máximo que había de teatro era una carpa de circo. Pero aquí necesitábamos una infraestructura potente que venga detrás, como la grúa… y por ejemplo el gruero es un hombre húngaro que no habla nada de inglés, así que para dar una orden de movimiento a este hombre tiene que pasar primero por cuatro canales: el de nuestro técnico, la traductora, el que manda la orden y el gruero…  así que a veces das una orden y tarda 20 segundos mínimo en llegar.

Los primeros ensayos fueron muy duros, y no solo por este hombre, también hay más personas de Hungría trabajando con nosotros: los extras para hacer la red humana y chavales de arte dramático para hacer las escenas de suelo… pero con ellos ha sido lo más fácil: el contacto directo con la gente ha sido estupendo… míralos ahí llegan parte de los actores húngaros –y se dirige a ellos en inglés: – ‘Come on! last day! dont cry, dont cry!’. (Vamos! ¡Es el último día! ¡No lloréis!)

Con esta gente super bien, enseguida entran en el juego, y en las fotos que he visto sobre estos días es como si ya tuviéramos fureros húngaros, ¡es casi para montar una compañía en Hungría y seguir el trabajo con esta peña!”

– Cuéntanos cómo creció esta idea de colaborar con la cantante de Hungría.

“Ellos me pasaron material de varias cantantes… me enseñaron una cantante gitana que es… ¡un monstruo! Una mujer que tiene una voz…! Que parece una vieja, y yo quería aquella, porque era una cosaaa, pero ella misma no estaba muy convencida, muy gitana, muy fíngara. La misma directora del festival dijo: ‘es que hemos hecho alguna cosa con ella y ¡no viene!, no se presenta’. Le da la gana y no va. Así que la directora nos presentó a Esther, que a decir verdad, quizás en ese momento no me gustaba tanto su voz , pero me enamoró porque es que tenía muchas ganas de hacerlo. Ella decía ‘yo me meto, hago lo que sea’. Le dije: ‘bueno, tienes que cantar a siete metros’, y ella ‘bueno, no lo he hecho nunca ¡pero lo haré!’. Y los primeros días estaba cagadita, pero ahora la ves y está ahí super bien, como una reina. Ha sido una relación de amistad, y una colaboración pasional, que es lo que yo quiero, que tengas ganas de hacerlo. Si no tienes ganas, te vas. Aquí hay que estar muy seguro de que lo haces, y aquí todo el mundo lo está, y se nota”.

– ¿Cómo surgió actuar aquí en un festival, colaborar con Sziget?

“Vino de ellos, ellos nos llamaron. El año pasado nos invitaron para ver el espacio, hablar con ellos, explicarle un poco como es nuestro trabajo.

La verdad es que el festival nos ha cuidado mucho. El antiguo director ha apostado mucho por nosotros, y si no llega a ser por él, La Fura no está aquí.

Además hemos colaborado con jóvenes húngaros porque La Fura tiene dos escenas que siempre se utilizan, que son también las que te obligan un poco a colaborar con gente del lugar: la rueda y la red humana. Esas escenas nosotros las vamos repitiendo en diferentes sitios, como escenas “standard”, muy espectaculares. Pero luego estas escenas se introducen en el guión y ahí es donde tienes que trabajar especial para cada lugar y espectáculo. Lo hemos hecho en Singapur, en Taiwan, en Alemania, en Chile hace poco, en México…. bueno espera, en México no se han hecho aún movidas de calle. En los 80 hicimos una cosa que ya tenía un poco que ver con lo que después serían este tipo de espectáculos, en uno de los edificios de DF de los que se cayeron con el terremoto; era un edificio de 30 pisos de los que solo se veían 17 porque los demás estaban enterrados entre escombros. Digamos que hasta entonces hacíamos espectáculos en sitios cerrados y ya empezábamos a hacer cosas en la calle, pero a ver, es que todo esto es como un boomerang, tiras y vuelve!”

Pues cuéntanos un poco de historia…

“Nosotros empezamos en la calle. En los primeros años, del 79 hasta el 84, éramos un grupo de calle puramente, con disciplina de circo: malabarismos, acrobacia…poco a poco el grupo fue encontrando su propio lenguaje, su propio estilo… y fíjate, los primeros sitios donde ya trabajamos nuestros espectáculos que le llamamos lenguaje furero fue en el Rey chico, en Granada, en el año 85 creo… me han dicho que el rey chico es ahora un centro de arte, y creo que La Fura tiene que ver algo con eso, el hecho de haber utilizado el espacio y que después los políticos lo hayan visto, quizás….  (mira hacia un lado y revuelve en sus memorias), es un lugar mágico de Granada, con la Acera del Darro, y la Alhambra… ¡Bueno para mí es emblemático! Porque lo recuerdo como un sitio de nuestro principio, cuando dimos el salto ese de trabajar en la calle a ya empezar con nuestro propio estilo y nuestra manera… Lo de las olimpiadas en Barcelona fue un puntazo de popularidad, pero yo no creo que sea lo más representativo del grupo, quizás sí lo más conocido pero no lo más representativo”.

– ¿Cuánta gente conforma La Fura del Baus?

“Nosotros somos 6 miembros originales desde el 79, que estamos trabajando 30 años juntos…  cuando el grupo empezó eramos 9, pero 3 ya han seguido su propia historia, en 30 años pasan muchas cosas… Y ahora estamos 6, que también es mucho. A partir de las olimpiadas cada uno empezó a buscar sus propias ideas y a crear sus propios equipos para hacer sus producciones. Poco a poco, tampoco es que en un año se haga todo, pero poco a poco vas encontrando un sistema de trabajo diferente, y por ejemplo este año se han hecho 6 producciones, porque cada uno de nosotros tira palante un proyecto. Pero eso no quiere decir que perdamos nuestra historia de discusión, y trabajo y de intentar seguir con nuestra estética y nuestro estilo común.

Ahora mismo hay 3 cosas tirando al mismo tiempo: esto; una ópera y un espectáculo de teatro de texto, con butacas.

Digamos que el grupo se ha multiplicado, podíamos decir que somos una casa de producción, que vamos realizando proyectos, con buena voluntad.

Ahora ha bajado mucho el nivel de producción porque todo el mundo llora mucho con el tema de la crisis. En los 90 se podían hacer producciones con mucho dinero, y ahora ya hay que ajustarse el cinturón, y te vas buscando la vida… (sonríe, aunque se podría decir que no deja de sonreír)

– ¿Cuánta gente hay en esta obra trabajando?

“Nosotros hemos traído 19 entre técnicos, ocho actores, gente de producción , vestuario, luces… y después hay 54 personas de red humana, 16 actores húngaros y mogollón de equipo técnico de aquí… no los he contado pero debemos estar 150 personas trabajando aquí”.

– ¿Cómo se selecciona la gente que participa, cómo trabajáis con ellos?

“La mayoría de gente llevan muchos años con nosotros, el que menos lleva 3 años. Son gente que están plegadísimos, curtidísimos, no hace falta trabajar demasiado con ellos; cuando les cuentas una idea enseguida se meten dentro y trabajan de maravilla. La Fura en 30 años  ha ido haciendo paquete de gente, digamos. Pero son actores libres, cada uno vive sus historias, tiene sus propias producciones.. Samuel (un actor que nos ha presentado anteriormente) acaba de ganar un premio de danza aérea… todos tienen sus propias historias. Cuando los llamamos vienen, hacemos dos o tres días de reuniones en Barcelona y palante!

– ¿Cual es el sentimiento interno de éste espectáculo?

“Es un rollo muy telúrico, muy de la tierra. Creo que es un espectáculo que empieza en la tierra y acaba en el cielo… tampoco quiero caer ahora en el rollo de ser pedante, intelectual explicar una historia pasadísima… pero creo que hemos conseguido un sentimiento que sin ser demasiado explícitos, explica esta relación de la gente, del ser humano, con el suelo, con la tierra, y la capacidad de espiritualizarse, pero ya hemos construido una ceremonia. Esto es algo ya muy típico de La Fura desde los 80, una ceremonia sin tradición: un rito que no existió nunca, te lo inventas. Pero que tiene además guiños de semana santa andaluza, fuego valenciano… todo lo que nosotros tenemos en la barriga, que conocemos desde niños… pero además mezclado con su propia historia.  Yo creo que la mezcla de esta ceremonia, la música y la colaboración de la gente húngara  hace una combinación muy especial, que consigue un climax que casi emociona… cada noche se me ponen los pelos de punta… Una ceremonia ritual que mezcla lo antiguo con lo moderno. Sin ir demasiado lejos, porque después vendría otra persona y te explicaría un rollazo teórico insoportable… yo simplemente lo que quiero es que la gente lo sienta y disfrute, ¡que se le ponga la piel de gallina! Eso es lo que persigo”.

Miki hace otro corte porque llegan más actores para empezar a ensayar pronto, se dirige a nosotros y dice: “mira la relación: actores de todas partes, ¡mira que buen rollo! –declara orgulloso, y nos presenta a un actor de Granada, Raul. “Mira, ven, prensa  Granaina!

– Hablando un poco de los actores y de ese climax, creo que aquí se intenta transmitir algo muy subjetivo, involucrar… ¿Cómo has visto la reacción del público en ese sentido?

“Empiezan un poco despistaos. La gente se va adaptando a medida que pasa el espectáculo. Mira que les decimos que no se sienten, a los que están en el llano.. pero claro esta gente llevan aquí cuatro días de vinos, de fiestas… entonces cuando sube la acción no hay más remedio que levantarse, osea que no hace falta decirlo. La gente se va adaptando. Hay una introducción larga, que es lo que yo he querido trabajar con los árboles y el sonido y tal, pero que a nosotros nos viene muy bien porque la gente acaba de ver conciertos que acaban a las 11 y va terminando de venir.. son 10 minutos de latido de bosque, de beat in the dark... Estuvimos discutiendo si era demasiado largo o no, pero yo creo que no… crea una atmosfera, que va contagiando a la gente, y cuando llega la acción la gente ya está dentro. Me parece adecuado para el sitio, y no sé, se van adaptando, y al que no se adapta pues le cae un cubo de agua (¡y además de verdad!).

Ha ido pasando poco a poco… los primeros días más frío y ayer era.. un fiestón del público, maravilloso.

– ¿Cuánto tiempo lleva crear todo esto?

El currazo más grande aquí ha sido la composición musical, porque todos los temas son nuevos, y además en esa linea de coger melodías clásicas de compositores. El año pasado vinimos, se hizo el primer guión esquemático de la idea, y a partir de Mayo que ya hicimos la visita técnica, hablamos con el jefe de pirotecnia, luces todo eso… diría 4 o 5 meses. Pero vaya, desde el año pasado que estoy dándole vueltas al asunto. Pero tampoco puedo decir un tiempo definido, en esto te vas metiendo, es también una gran parte de inspiración. Si la idea está clara y todo el  mundo la ha entendido, la haces. Y sobretodo, hay que poner énfasis en los 4 días de ensayo: sábado, domingo lunes, martes y ya el miércoles que fue el estreno. Es el momento en el que te la juegas, porque si no encuentras a la gente adecuada, o el espacio no cubre lo que esperabas…

¡De esos 4 días aún estoy afónico!

– ¿ Y tu experiencia como director?

Esta es mi tercera producción como director de escena, yo soy compositor musical. Yo hasta ahora vivía muy feliz porque componía la música para los espectáculos de mis socios, de mis colegas. Y venía, pinchaba mi música o tocaba en vivo, y siempre le buscaba la vuelta, porque buscaba músicos del sitio, siempre hemos tenido relación con músicos del sitio… pero ya está, no me había metido en la dirección de escena. Y  los dos últimos años ya he decidido que sí, que ya me toca, que lo he visto hacer a mis amigos toda la vida y ahora quiero yo también, divertirme…. y sufrir. Lo que no sabía yo es que tu eres como el pararrayos: todos los problemas llegan a ti. De repente TODO ….booom! Pero es muy satisfactorio, te quedas agustísimo si sale bien…

Lo que había hecho hasta ahora era poca cosa.. el año pasado un espectáculo en  Singapur y hace mucho tiempo hice también una cosa que se llamaba el latido de la bestia, el latido también, yo supongo que tengo fijación por los latidos, es una cosa que me gusta… Pero poco más. Solía dar mi opinión en los otros espectáculos pero no recibir la responsabilidad de una dirección de escena , y aquí ha sido casi mi segundo bautizo, porque lo de Singapur fue una cosa relativamente sencilla… ¡aquí me he metido en un lío!

¿Dónde podremos ver a la Fura con Miki la próxima vez? Cuéntanos un poco qué te traes entre manos…

“La próxima: veniros a Australia. No esta del todo cerrado, pero a final de agosto me voy para allá, a empezar como aquí: a ver el sitio, conocer a la gente… quieren que tengamos una historia con la cultura aborigen, percusión, didgeridoos… Ya estoy pensando en ello. Creo que voy a hacer alguna cosa aún más antigua que esto, antiguo en el sentido de profundo… de hondo, mi fijación es la energía que desprende la tierra y la relación que tenemos nosotros con el planeta. Lo que nos da el planeta y lo que nosotros damos, y que mucha veces la gente no quiere saberlo, porque parece que vivamos apartados del planeta, como si fuéramos dos cosas distintas. Y mi filosofía es que somos como las células de un cuerpo, si falla una falla todo. Nosotros sólo somos un trocito pequeño de todo lo demás, y como dice Voltaire, somos un trocito pequeñito que si viniese un extraterrestre  y nos viera, en comparación con las cosas grandiosas que hay… somos como una cagadita de paloma. Y por eso tienes que estar bien, porque es que además todo esto te condiciona: si el planeta está bien y tú estás bien con el planeta, vives de otra forma y estás en otro estado con las cosas. Yo quiero que mis espectáculos digan eso. Yo creo que La Fura siempre ha ido por este lado, en una forma muy carnal de entender el teatro en relación a lo físico, a lo material: a la tierra, al agua, al fuego, a la pintura… todo ES, no hacemos teatro. Vivimos una historieta, un sueño, una aventura, aquí con todos los demás. Me gusta pensar que no estamos actuando: lo que pasa, pasa de verdad. Si la actriz baja por la pendiente tirando leche: coño, es leche y está bajando la pendiente, ¿no? no está representando ninguna mentira, todo es verdad. Es otra forma de entender el teatro, ni mejor ni peor . También nos gustan otras cosas, nos hemos metido en producciones con puro teatro con texto, o de opera, o cuando hicimos la película…ya son lenguajes diferentes. Este que estamos haciendo aquí es el más parecido al que hacía La Fura en los 80, en el sentido de tocar a la gente: pierdes la frontera entre el actor y el espectador, no hay frontera, no hay butaca, se pierde el espacio físico y eso a mí me encanta. El público es actor, es parte del espectáculo.

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Entrevista y fotos por: Yeray Castro e Irene Fernández Arcas

Sziget Festival 2009 – Budapest

Festivaleando por Europa (y 3): Sziget 2009
– Entrevista y artículo: Guixot del 8: Juegos de chatarra mágica
– y algunos artículos antes y durante: Próxima parada: Sziget Festival; Sziget 2009: primeros días; Sziget: Un esbozo; Sziget 2009: bye, bye Budapest;
La Fura dels Baus: Entrevista con Miki Espuma, director de la obra; Entrevista con Raúl Vargas, actor de La Fura; artículo La Fura dels Baus: Sentimiento.

Por otro lado, estamos estudiando la posibilidad de organizar un taller en Motril con La Fura dels Baus durante una semana y preparando una obra que se estrenaría el último día del taller. Si te interesa y quieres recibir más información ponte en contacto con nosotros: alifa(arroba)gmail.com

___________
Si te ha gustado la entrada, ¡subscribete a nuestro Feed RSS! También puedes seguirnos en Twitter.
Comparte

One Response to “La Fura dels Baus: entrevista con Miki Espuma”

  1. […] 2009: primeros días; Sziget: Un esbozo; Sziget 2009: bye, bye Budapest; – La Fura dels Baus: Entrevista con Miki Espuma, director de la obra; Entrevista con Raúl Vargas, actor de La Fura; artículo La Fura dels Baus: […]

Leave a Reply