Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

El arte del mal gobierno

04.26.2010 · Guardado en Culturarte

Una aproximación crítica a las políticas culturales de Málaga
Nicolás Sguiglia y Carlos San Juan1

INTRODUCCIÓN
Escribimos este documento en el contexto de la investigación impulsada por el Proyecto R08, una iniciativa conjunta entre iniciativas, colectivos y creadores de Andalucía que pretende reflexionar de forma crítica sobre las actuales políticas culturales en nuestro territorio. Nuestra intención es proponer una mirada analítica sobre la actual situación de la cultura en la ciudad de Málaga en momentos en los que se impulsa desde el Ayuntamiento su candidatura como Capital Europea de la Cultura en 2016.

Conviene explicitar que este documento, si bien está sostenido en una rigurosa investigación y análisis de datos, parte de forma clara desde nuestra posición de trabajadores precarios del sector cultural o, como nos gusta definirnos, creadores invisibles, es decir, figuras que sitúan su vida/trabajo en el ámbito de la producción cultural pero que sin embargo no son tenidos en cuenta por las administraciones. Sin caer en ningún sesgo ideológico, lo cierto es que esta posición nos ha permitido analizar las políticas culturales de nuestra ciudad desde abajo y proponer una visión de la materia que, claro está, se aleja de los presupuestos propios del ámbito institucional y del sector privado.

Preguntarnos sobre quién está detrás de la cultura en nuestra ciudad nos pareció un buen punto de partida para centrarnos en los distintos agentes que intervienen en la producción de políticas culturales y detectar de ese modo las tendencias o hipótesis que mueven las decisiones que, muchas veces sin saberlo, nos afectan en cuanto vecinos, ciudadanos y creadores.

INDUSTRIAS CREATIVAS
El agotamiento y colapso del modelo de crecimiento basado en la especulación financiera y urbanística ha venido acompañado de nuevas recetas económicas que repiten como un mantra dos palabras claves: creatividad e innovación. Si recientemente la administración Obama anunciaba el lanzamiento de un Green Deal para señalar los nichos productivos relacionados con la sostenibilidad y las energías renovables resulta pertinente en este caso recordar el llamado Creative Deal impulsado a finales de los años 90 por la administración Blair, mediante el lanzamiento de políticas públicas que buscaban situar al sector de la producción cultural como una de las principales fuentes de riqueza. Siguiendo la estela de la administración Blair2 y una amplia producción teórica sobre las bondades del sector, asistimos desde hace unos años a una renovación de los discursos que señalan al ámbito de la producción cultural o las llamadas Industrias Creativas como uno de los motores llamados a reactivar la economía3. Tanto desde ámbitos académicos como institucionales, se incide en presentar los potenciales beneficios que porta este sector y se señalan líneas maestras de actuación para que su funcionamiento adquiera ese carácter de industria, logrando una eficiente asignación de recursos y garantizando altos rendimientos económicos. Se trata en definitiva de introducir una nueva lógica económica de marcado carácter neoliberal en el ámbito de la cultura capaz de transformar el viejo modelo del Estado subsidiario en políticas centradas en el estímulo de la inversión privada, empujando a los artistas y creadores a abandonar los gestos románticos y bohemios para vestir las ropas del emprendedor cultural, dinámico, talentoso y capaz de situar en el mercado su producto/proyecto, invitando a los gobiernos regionales y locales a pensar en la cultura como elemento clave para dinamizar las economías urbanas a través de la inversión privada en nuevos equipamientos, servicios y eventos, procesos de gentrificación y reordenación urbanística, estímulo del turismo cultural y creación de una marca-ciudad capaz de competir en el mercado global.

LAS PARADOJAS DE LA CIUDAD CREATIVA
La formulación de las ciudades creativas introduce algunos elementos que convienen ser tenidos en cuenta: El espacio urbano está poblado de sujetos e iniciativas que producen sin cesar altos niveles de innovación y creatividad difusa. De forma permanente y siguiendo parámetros muchas veces extraños para la lógica económica, los entornos urbanos acogen en su seno dinámicas de cooperación altamente productivas e innovadoras. En el ámbito de la producción cultural es fácil apreciar estas redes, colectivos y singularidades creativas que son en la mayoría de las veces ajenas a la forma empresa: bandas de música y escenas teatrales, arte callejero y diseñadores amateur, laboratorios domésticos de experimentación tecnológica y talleres plásticos, intercambio difuso de saberes, técnicas y habilidades, la lista es ciertamente larga.

Es tarea de las administraciones públicas organizar esas dinámicas de producción cultural difusa de modo que se traduzca en beneficio económico. Para ello, una ciudad creativa necesita ofrecer equipamientos, infraestructuras y programas que estimulen la inversión privada, la formación de una red de empresas a partir de los proyectos e iniciativas culturales más rentables y la producción de públicos que estabilicen la demanda de servicios, bienes y productos culturales. De forma ambigua se habla de fomentar distritos y barrios creativos donde se favorezca un clima propicio para la innovación y la creación de empresas culturales, reconociendo de algún modo que la productividad y riqueza de este sector va estrechamente ligada a un ecosistema creativo que debe sostenerse en equipamientos y dispositivos que fomenten la formación, la experimentación colectiva, el intercambio de saberes y la cooperación. Los grandes teóricos y gestores de las Industrias Creativas reconocen que son las cuencas de cooperación metropolitana4 las principales productoras de riqueza y valor añadido en el ámbito de la producción cultural. Su tarea consiste en cómo modular esas cuencas de cooperación para garantizar su máxima rentabilidad económica y que la riqueza producida se concentre y distribuya siguiendo una lógica estrictamente neoliberal.

MÁLAGA STYLE
Es evidente que el recetario de las Industrias Creativas no se ha aplicado de forma similar en las distintas ciudades y sus líneas generales han sido declinadas a las características culturales y económicas de cada territorio. La penetración de las hipótesis y teorías de las creative cities y su aplicación práctica, por tanto, se desarrolla con tiempos y formas muy dispares.

En Andalucía el impulso de las Industrias Creativas se ha visto reflejado fundamentalmente en los documentos y programas promovidos por el gobierno autonómico en los últimos años. La Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía comentaba, al presentar el Plan Estratégico para la Cultura en Andalucía 2008-2011, que la cultura se debe transformar en un recurso económico de primera magnitud. El sector del ocio y la cultura supone el 6 % del PIB y absorbe al 8% del empleo en Andalucía, todo esto sin incluir los ingresos derivados del turismo cultural y las rentas inmobiliarias asociadas a la creación de zonas o distritos creativos.

Es evidente la intención por parte del gobierno andaluz de disminuir las subvenciones y estimular la financiarización de los proyectos culturales a través del endeudamiento y la solicitud de créditos. Esta invitación a la deuda privada y la promoción de créditos es lo que se esconde tras los rimbombantes programas de estímulos a los emprendedores culturales que desarrollan tanto el Proyecto Lunar5 como el recientemente aprobado Fondo de Ayuda a PYMES de Industrias Culturales, cuyos 10 millones de euros se distribuirán en condiciones de mercado, es decir, en ningún caso tendrán la consideración de subvenciones o ayudas públicas, ajustándose de esta manera a las directrices de la Unión Europea de sustituir progresivamente las ayudas públicas y subvenciones por este tipo de financiación6.

El caso de Málaga es un ejemplo de aquellas ciudades que han llegado con retraso a estas dinámicas económicas y que han optado por un modelo desprovisto de planificación y con un marcado carácter oportunista. Hablamos de la sexta ciudad española en número de población7, cuya economía se ha sostenido fundamentalmente en el sector de la construcción y en un sector servicios de bajísimo valor añadido relacionado a un turismo low cost y al auge del sector inmobiliario.

Con uno de los índices de paro8 y temporalidad más altos de España y un salario medio de los más bajos9, una mano de obra con poca cualificación, un escaso desarrollo de los equipamientos públicos y las políticas sociales y un altísimo nivel de endeudamiento, Málaga es un claro ejemplo de una ciudad precaria que incumple los requisitos para competir en la carrera de las ciudades globales.

La creación de equipamientos e instituciones de carácter cultural y el impulso de las iniciativas culturales mediante dispositivos de distribución del dinero público son buenos indicadores de las políticas de acceso a la cultura. El caso de Málaga es una muestra de aquellos municipios donde por diversos motivos nos encontramos con un Estado del Bienestar subdesarrollado que tiene un claro reflejo en el acceso por parte de los ciudadanos a los medios de producción cultural y a los bienes culturales en general. La llamativa carencia de equipamientos culturales públicos para una ciudad con estas dimensiones y las raquíticas ayudas destinadas a los creadores es una realidad fácil de apreciar por parte del ciudadano y mencionada de forma permanente por los trabajadores del sector cultural10.

Lejos de la escasez presupuestaria aludida por los representantes institucionales, lo cierto es que el principal problema detectado es una pésima gestión y planificación de las políticas culturales y los correspondientes presupuestos destinados a la cultura.

Hablamos de instituciones que muestran una gran ineficiencia en la gestión del dinero público, nula imaginación y disposición para democratizar el diseño de las políticas junto a las ciudadanos, vecinos y creadores locales y una tentación permanente a externalizar funciones dejando en manos de empresas privadas importantes partes del presupuesto destinado a cultura y la gestión de algunas de las principales infraestructuras.

Esta lógica de externalizar funciones hacia el sector privado es una de las tendencias más claras de las llamadas políticas neoliberales que han penetrado con fuerza en las instituciones públicas. En Málaga esta tendencia queda claramente reflejada en el ámbito cultural, donde ingentes cantidades de dinero público han ido a parar a empresas, gestores y managers privados para la organización de eventos y programas de muy dudosa calidad, que han dejado poco o nada a los-as creadores locales y que se han caracterizado por su opacidad y falta de transparencia tanto en la asignación como en la gestión de estos recursos11.

GRANDES EVENTOS E INFRAESTRUCTURAS, MUSEIFICACIÓN Y LA CULTURA COMO SHOWBUSINESS
Ante la falta de planificación y diseño estratégico de las políticas culturales, las instituciones optan por la producción de grandes eventos con carácter espectacular, gestionados por empresas privadas y con enormes partidas presupuestarias que no pasan por ninguna auditoría ni control ciudadano.

El 27 de Octubre de 2003 se inaugura el Museo Picasso, principal reclamo del turismo cultural de la ciudad, con una inversión por parte de la Junta de Andalucía de más de 91 millones de euros, 25 de los cuales se destinaron a subvenciones a empresas de servicios que aportaran calidad, excelencia e innovación a los alrededores del centro artístico. Los negocios más próximos son todavía una mercería y un asador de patatas y los vecinos siguen denunciando el estado de abandono y ruinas del entorno del Museo.

La apuesta casi compulsiva por la creación de museos sin ninguna planificación ni coordinación12 entre sí hará que en 10 años Málaga cuente con nada menos que 43 museos, la gran mayoría con ingentes desembolsos de dinero público y de muy dudosa calidad, entre ellos podemos destacar por sus dimensiones el proyecto que se ubicará en la antigua Tabacalera que supondrá un gasto de más de 25 millones de euros de los cuales al menos 7,5 millones serán aportados por el Ayuntamiento. Este proyecto museístico, cuyas obras han sido adjudicadas a Ferrovial-Agromán, contará con importantes aportaciones a la cultura como son el Museo del Automóvil, el Centro Art Natura (colección de gemas y piedras preciosas) y la colección de bolsos y sombreros Vintage Magalhaes.

El Festival de Cine de Málaga, famoso por la polémica gestión de su anterior gerente Salomón Castiel13, recibió en 2009 del Ayuntamiento 2.399.686,16 € de los cuales se destinaron 145.000 en premios, 500.000 en gastos de personal y 1,5 millones a otras empresas entre las que destacan Málaga Film Office, Euromedia consulting, G2PRODUCTORA y Espectáculos Mundo. Tan sólo entre 2005 y 2009 el Ayuntamiento ha gastado en este festival más de 14,2 millones de euros. En el mismo plazo de tiempo los ciudadanos han contemplado la desaparición de los cines del centro histórico: Cine Andalucía, Cine Astoria, Cine Victoria y recientemente el Cine Albéniz, que contaba con la única cinemateca de la ciudad.

El Centro de Arte Contemporáneo (CAC) recibió por parte del Ayuntamiento 2.866.054,57 € sólo en 2009. Fernando Francés, director del centro y gerente de la empresa privada que lo gestiona Gestión Cultural y Comunicación SL. no ha querido informar sobre el destino de dichos fondos ya que, como comenta, una empresa privada no tiene que mostrar sus métodos de trabajo14

El Teatro Cervantes, principal teatro público de la ciudad, ha contado sólo entre 2006 y 2009 con un presupuesto de 28,5 millones de euros. Pese a estos fondos la gestión del Cervantes ha estado en los últimos años plagada de polémicas. El teatro contrató a la empresa Avant Leisure SL para la producción de eventos. Esta empresa, que facturó 700.000€ sólo en 2008 y que cuenta con un solo empleado fijo y 5 ó 6 freelance, es famosa por su pésima gestión y por las pérdidas generadas en los eventos que produce15. El Teatro Cervantes, a su vez, ha sido noticia por las precarias condiciones de trabajo del personal, quienes denunciaron fraudes en las formas de contratación y la inestabilidad de su trabajo pese a ser un teatro público.

La Caja Blanca, presentada como un Centro de Arte Joven de vanguardia, costó a las arcas públicas 3,5 millones de euros y pese a su pomposa presentación y sus 3.600m2 no dispone ni tan siquiera de página web, no tiene una programación diseñada y no cuenta con el respaldo de ningún colectivo o proyecto cultural malagueño. Como dice la web malagaescool, es un espacio multiusos que no se usa16. El recientemente construido Auditorio Municipal, con 13.000 plazas, ha costado 7 millones de euros para albergar grandes conciertos, mayoritariamente organizados por empresas privadas y relacionados con la industria discográfica (40 principales, MTV, etc.).

Continuando con su política de golpes de efecto y gestos faraónicos, el alcalde de Málaga presentó en 2005 la creación de Málaga Valley e-27, que se define en su página web como el más relevante think-tank tecnológico que existe en Europa y cuyo objetivo es diseñar políticas y líneas de acción necesarias para que Málaga se convierta en la Sillicon Valley europea. Entre los miembros de este lobby figuran, entre otros: ABC, Asociación de Constructores y romotores de Málaga (ACP), Antena3, Banco Santander, Banco Popular, Banco BBVA, CEOE, Daewoo, Endesa, El Corte Inglés S.A., IBM, INDRA, Microsoft, Repsol-YPF, Telefónica, Unión Fenosa.

La entidad de gestión y servicios culturales Edades del Óxido, dirigida por Antonio Troyano, recibió enormes cantidades de dinero de las administraciones públicas para la realización de happenings en los que creadores locales trabajaron de forma gratuita. En su calidad de manager y gestor cultural, coordinó el proyecto Nómadas, artistas del movimiento, absorbiendo más del 50% del presupuesto del Área de Juventud, Deportes y Formación de la Diputación de Málaga durante entre los años 2001-2007. Los cientos de creadores locales que participaron en esa iniciativa no vieron ni un euro y a día de hoy no se sabe en qué se gastó el dinero recibido.

La lista, como se puede imaginar, es realmente larga y todos los casos remiten a la misma fórmula: Externalización de funciones y entrega masiva de dinero público a empresas privadas, ningún espacio de consulta o participación de los creadores locales y producción de grandes eventos y proyectos faraónicos. ¿Imaginan lo que se podría haber hecho con ese dinero en términos de infraestructuras, equipamientos, formación y distribución de renta hacia los creadores locales? Nosotros sí.

LOS CREADORES INVISIBLES
Mientras tanto, las condiciones de vida y trabajo de los creadores locales siguen marcadas por una precariedad acuciante y encuentran enormes dificultades para poder vivir del trabajo cultural. Éstas son algunas de sus características.

Doble trabajo, doble vida: La gran mayoría de los trabajadores del sector cultural tiene que buscar otras fuentes de ingreso en el mercado de trabajo local que, como hemos señalado, se caracteriza por la temporalidad y los infrasalarios. Son mayoritarios los creadores que deben dejar aparcado su desarrollo artístico para salir a trabajar en la hostelería y el sector servicios. Aquellos que trabajan para grandes empresas culturales (Espectáculos Mundo y G2 producciones son las más reconocidas) sufren unas condiciones de precariedad absoluta en materia de salarios y horarios17.

Salario puntual, trabajo permanente: El sector cultural está marcado por una dinámica laboral eventual, bolos ó proyectos de corta duración. Sin embargo, el proceso creativo requiere permanente formación, ensayos, trabajo en talleres, alquiler de locales, estudio, etc. que en la gran mayoría de casos no está pagado y debe ser cubierto por los propios creadores.

Falta de apoyo público y carencia de equipamientos: Las partidas destinadas a apoyar proyectos o iniciativas culturales locales son casi inexistentes y las pocas que hay son irrisorias18. A su vez, la carencia de equipamientos públicos es alarmante y afecta de forma directa a las condiciones de vida y trabajo de los creadores.

Falta de espacios formativos: La falta de inversión hace que espacios como la Escuela de Arte Dramático o el Conservatorio se vean desbordados, lo que hace que los creadores deban elegir entre pagar los altos precios de la formación privada o ir a buscar suerte a otras ciudades como Madrid o Barcelona.

Patologías del trabajo en negro/los falsos autónomos: Es sabido que el trabajo cultural tiene difícil anclaje en el actual marco jurídico-laboral y son escasos los trabajadores asalariados, siendo algo habitual el trabajo en negro y los freelance que por motivos presupuestarios no pueden abordar el darse de alta como autónomos. Las consecuencias de esta situación son claras: no tienen derecho a baja laboral, vacaciones pagadas, prestaciones por desempleo y obviamente tienen una raquítica cotización a la seguridad social, lo que pone en riesgo futuras pensiones.

Cooperación, autoorganización y potencia creativa: Pese a estas duras condiciones, Málaga ha sido testigo en los últimos años de una proliferación de proyectos e iniciativas culturales, colectivos y redes de cooperación entre los creadores locales que han permitido, más allá de las desastrosas políticas culturales, generar una enorme riqueza cultural en la ciudad. La creación de la Asociación de Músicos de Málaga19 o la Asociación del Circo de Andalucía20 son claras muestras de esta proliferación de espacios de trabajo colectivo, bandas, grupos de teatro, danza, diseñadores, etc.

Mención aparte merece el Centro Social y Cultural de Gestión Ciudadana La Casa Invisible21, situado en un inmueble municipal en estado de abandono que fue ocupado en marzo de 2007 por una amplia red de ciudadanos, vecinos y creadores. La Casa Invisible sintetiza la potencia creativa de los sujetos metropolitanos y su capacidad de autoorganización, generando, con escasos recursos y sin ningún apoyo institucional, una abrumadora programación cultural protagonizada por las iniciativas locales. Esta experiencia pone el acento en la exigencia a las administraciones públicas a que cambien de forma radical el diseño y gestión de sus políticas culturales, dotando a los ciudadanos y creadores de renta, formación y centros culturales de gestión ciudadana como condición básica para el desarrollo cultural de la ciudad, propuesta que se sitúa en las antípodas de la candidatura a la Capitalidad Europea de la Cultura en 2016 y demás artificios del mal gobierno.

———————————————————————

1 Miembros de La Casa Invisible.Centro Social y Cultural de Gestión Ciudadana.
http://lainvisible.net

2 Si bien se puede rastrear el concepto de industrias creativas en el boom de las empresas .com y la new economy californiana, fue Tony Blair el político que incluyó el impulso a las industrias creativas como parte fundamental de su programa. Entre los años 1997 y 2002, las industrias creativas crecieron en Inglaterra a un ritmo del 6%.

3 Si bien se han escrito numerosos libros y artículos sobre el tema, el trabajo de referencia sigue siendo: Florida, Richard (2002): The Rise of the Creative Class. And How It’s Transforming Work, Leisure and Everyday Life, Basic Books.

4 Para un análisis sobre la producción de la riqueza en las ciudades contemporáneas y el concepto de cuencas de cooperación metropolitanas recomendamos Rodríguez,E. La Riqueza en la Ciudad en Producta 50, YProductions Eds.(2007)

5 http://www.proyectolunar.com

6 http://www.juntadeandalucia.es/cultura/web/publico/general.jsp?pag=listado.jsp&cp=1&cu=10&cd=66531&ch=160

7 Si bien el Anuario Económico de España 2009 de La Caixa señala que Málaga tiene 566.447 habitantes, un estudio reciente de la Fundación Ciedes calcula que contando a las personas sin empadronar la población de Málaga llegaría a los 630.000 personas, situándose de ese modo en la 5ª posición, por encima de Zaragoza.

8 La Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al 2º Trimestre de 2009 sitúa a Málaga como la provincia española con mayor tasa de desempleo con el 27,63%
http://www.ine.es/daco/daco42/daco4211/epapro0209.pdf

9 Según el último informe disponible elaborado por el Gabinete Jurídico de CC.OO de Málaga la
temporalidad en la provincia es del 41,61% , el salario medio mensual por persona en la provincia era en 2006 de 1.048€ y entre las personas de entre 18 y 35 años el salario medio mensual es de 745€.
http://www.andalucia.ccoo.es/comunes/temp/recursos/2/65807.pdf

10Un buen ejemplo de ello es la inexistencia en la ciudad de Málaga de Centros Cívicos en los barrios donde puedan ponerse al servicio de los ciudadanos espacios públicos de creación, formación y exposición. Según un informe del OMAU (Observatorio Del Medio Ambiente Urbano) en Málaga sólo un 28% de la población cuenta con algún equipamiento cultural a menos de 500mts de su casa.

11 En el informe del Interventor del propio Ayuntamiento sobre la gestión del Teatro Cervantes y el Festival de Cine encontramos las siguientes perlas: facturas que han sido contabilizadas doblemente, contratos que debían haber sido aprobados por el Consejo y que sin embargo han sido aprobados por el Gerente, errores de gastos varios contabilizados como tributos y un saldo de sueldos y salarios infravalorado, entre otras irregularidades.
http://www.revistaelobservador.com/index.php?option=com_content&task=view&id=1703&Itemid=1

12 En palabras de Manuel Ramos Lizana, conservador del Museo de Málaga, No existe ningún tipo de documento técnico que justifique o ampare el modelo de atomización museística que se está delineando, y el trabajo del museólogo en estos casos suele brillar por su ausencia.
http://jorgedragon.net/espaciopublico/?q=node/906

13 Un extenso trabajo de investigación periodística sobre la gestión de Salomón Castiel en:
http://www.revistaelobservador.com/

14 Declaración realizada en una entrevista en La Opinión de Málaga el 24-03-08.

15 Sólo dos ejemplos. Concierto de Hercules and Love Affair (09/11/2008): 42.240€ de caché, 262 entradas vendidas, 37.717€ de pérdidas. Concierto de Stereolab (24/11/2008): 34.220€ de caché, 407 entradas vendidas, 26.700€ de pérdidas. Fuente: Revista El Observador

16 http://mlgcool.com/2009/06/29/la-caja-blanca-es-la-caja-vacia/

17 En el blog del fallecido fundador de Espectáculos Mundo encontramos entre los comentarios el siguiente: Espectaculos Mundo ha sido la peor empresa en la que he trabajado y la que peor nos ha tratado a los currantes, no a los artistas, sino a los que montamos y desmontamos escenarios.

18 El caso de los programas municipales Escena Joven y Corto Joven, las únicas ayudas existentes para la producción de espectáculos y videocreaciones, es ejemplar: Se destinan 30.000€ anuales para ser distribuidos entre 9 proyectos.

19 http://muma-musica.blogspot.com/

20 http://www.europapress.es/andalucia/noticia-nace-asociacion-circo-andalucia-buscara-dignificarprofesion-conseguir-regulacion-estudios-20090209173656.html

21 Toda la información sobre la experiencia de La Casa Invisible se puede consultar en:
http://lainvisible.net

___________
Si te ha gustado la entrada, ¡subscribete a nuestro Feed RSS! También puedes seguirnos en Twitter.
Comparte

Leave a Reply