Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la etiqueta ‘callejero’

Un día tontorrón

Convendrán conmigo en que vivir en una calle como esta….


…. puede suponer una inyección de ánimo para esos momentos en que uno está “en horas bajas”.

Como esta calle del barrio del Realejo granadino no es especialmente grande y supongo que a muchos de ustedes les resultaría muy difícil, o imposible, el mudarse ahí… se tendrán que conformar con la foto.

Así pues, aquellos que lo precisen, miren la foto con atención y… anímense.
Nota: Yo me mudé hace tiempo y estoy muy bien viviendo donde vivo…

Fotografía: Calle Moral Alta

Autor: Landahlauts

La ordenanza de la “convivencia” de Granada

02.12.2009 · Guardado en Cultura Libre, Culturarte

Puedes descargar la ordenanza aquí: (página 42-artículo 72: Normas de conducta)
http://www.dipgra.es/paginasbop/20091021002.pdf

Es larga, pero leerla será una lectura terrorífica. Terrorífica porque encontraréis más de 150 artículos decididos a burocratizar la convivencia entre personas, a controlar toda relación social en la ciudad de Granada y evitar que no haya actividad que se realice fuera de lo establecido (y por ende, controlado) por el Ayuntamiento.

Lo peor de esta Ordenanza no es que asuma que los granadinos no somos capaces de relacionarnos correctamente si no nos imponen cómo. Ni que obtusas mentes crean que una normativa que prohíbe y castiga pueda ser educativa. Tampoco es lo peor saber que ya se compara con leyes como la de vagos y maleantes de la II República y el franquismo. Podría ser lo peor que la policía local tenga la potestad de decir qué relaciones entran dentro de una “correcta convivencia”, pero no, lo peor es su contenido:

– Prohibida toda manifestación de arte espontáneo: mimos, pintores, malabaristas, payasos cantantes, guitarristas y músicos y artistas tienen negado su derecho a ejercer como tales en la vía pública sin un permiso del ayuntamiento y una licencia, bajo riesgo de multa y requisación de instrumentos, material y ganancias. No, perdonen, no es sólo eso, también significa que yo no podré irme con un amigo a un parque a tocar la guitarra, porque sería ilegal y me podrían multar por ello.
– Prohibido cualquier trabajo o relación monetaria en la vía pública. Es decir, no está permitido ningún trabajo, venta o transacción… Si tu gata ha dado a luz, ten cuidado con ofrecer los cachorros en la calle, puede que te salga caro.
– Prohíben dormir en la calle, petición de limosna y, en definitiva, toda actividad que se asocie a pobreza y mendicidad, por supuesto, con multas asociadas. Nadie se plantea que quizás (solo quizás) si duermen en la calle, si tienen que pedir limosna, no es con gusto y disfrute. Y si lo es, creo que no hay duda de que una multa y requisación de lo ganado hasta el momento no solucionará nada.
– Se regula desde ahora dónde cómo y de que forma pueden los niños correr y jugar a la pelota, prohibiéndose en otros casos. Los niños molestan y no son rentables. No dan dinero, así que mejor quitarlos de nuestra vista (o al menos de la de los turistas, que son los que realmente importan).
– Prohibido sacudir mantas, regar macetas o colgar ropa en los balcones y ventanas. Sí.
Prohibida toda muestra de actividad sexual (da igual si no hay dinero de por medio), dejando la valoración de qué es “actividad sexual” al Policía Local. Tengan cuidado con qué hacen con sus parejas porque pueden enfrentarse a multas importantes.
– Prohibido comer y beber en la calle. Da igual si es un bocadillo, un shawarma, un botellín de agua, o un refresco. Os podéis llevar una multa si la policía os ve.
– Prohibido el trabajo del sexo si éste es visible. La prostitución sólo será considerada falta muy grave si ésta se ejerce en el centro de la ciudad o cerca de centros educativos. Si están alejadas y no molestan, si no se ven, entonces sólo serán faltas leves…. Los trabajadores del sexo no nos importan, tan solo nos preocupa que la gente vea que existe en nuestra ciudad.
– Prohibido repartir panfletos o documentos de cualquier tipo en la calle, así como pegar carteles. Para culminar.

No podemos quedarnos impasibles ante una normativa que otra vez reduce las libertades ciudadanas, que lleva a un nuevo nivel el proceso de infantilización social y excluye aún más a los ya excluidos. No queremos que esa sea nuestro mundo.

guitarristailustración: Carles Llonch

CUATRO RAZONES PARA OPONERNOS A ESTA ORDENANZA

La Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Granada incluye la regulación de temas tan diferentes como el vandalismo o la exclusión social. Por ello, aunque no estamos en contra de cada uno de los artículos que la ordenanza recoge, sí que nos oponemos a la misma al estar en absoluto desacuerdo con ciertas disposiciones que presenta. Además, muchas de las conductas que reglamenta ya están recogidas en otras normativas vigentes (ej. mendicidad con menores, comercio ambulante etc.), por lo que consideramos innecesario (e incluso perjudicial) volver a regularlas.

Ciertamente, la convivencia en nuestra ciudad presenta muchos retos a los que responder con medidas sociales, educativas y estructurales que fomenten la participación y el diálogo. La Ordenanza aprobada elige, sin embargo, el camino de la represión, sanción y penalización (persecución, multas y detenciones) para imponer esta convivencia. Por tanto, nos oponemos a la Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Granada por los siguientes motivos:

1. Se ha realizado sin participación ciudadana
Esta ordenanza se ha gestado, discutido y aprobado ignorando a las personas a las que afecta. No se ha propiciado la participación de la sociedad civil y de sus colectivos ni se han escuchado ni debatido sus aportaciones. Es una contradicción pretender “imponer” la convivencia sin construirla colectivamente y con la participación de todos.

2. Opta por la represión frente a la educación, la integración, la diversidad y el diálogo
En la ordenanza sólo se concretan las medidas represivas y las sanciones. El resto (mención a servicios sociales o a las instituciones públicas o privadas que puedan ofrecer apoyo) son meras declaraciones de buenas intenciones que no incluyen disposiciones específicas. Los colectivos que realizamos este manifiesto conocemos lo limitado de los recursos sociales de nuestra ciudad y nos preguntamos, por ejemplo, quiénes, dónde y con qué fondos se celebrarán las sesiones de atención individualizadas o los cursos que la ordenanza propone.
De hecho, la ambigüedad conceptual presente en todo el texto hace que la norma pueda interpretarse de manera muy subjetiva quedando, casi siempre, al arbitrio de la policía local, principal responsable del cumplimiento de la misma. Por tanto, será esta fuerza de seguridad la que juzgue e interprete las apariencias, actitudes o intenciones de los hechos que posteriormente se sancionarán, sin que exista garantía de imparcialidad y objetividad.
Además, se crea una importante inseguridad jurídica al contemplar la aplicación selectiva y arbitraria de la ordenanza.

3. Criminaliza la exclusión social
La Ordenanza sanciona las consecuencias de la exclusión social sin prestar atención a sus causas. Se criminaliza aún más a las personas que ejercen la mendicidad, a las personas sin hogar, a las personas que ejercen la prostitución  o a las personas inmigrantes. Las sanciones en forma de multas sólo enmascaran e invisibilizan los problemas, introduciendo elementos de miedo y represión que para nada contribuyen a la convivencia. Esta Ordenanza sólo logrará que los colectivos afectados se desplacen o escondan, pero en ningún caso resolverá su situación de exclusión.
Además de no especificar detalladamente en ningún caso a qué recursos sociales se derivará a las personas sancionadas, se hace referencia a centros de carácter privado y a ONG que deberán atender a estas personas. Consideramos que la Administración no puede apoyarse en centros privados y/o ONG para dar respuesta a las necesidades de estos colectivos, sino que tiene que dar sus propias respuestas desde el ámbito público.

4. Restringe el derecho a la libertad de expresión de ciudadanos y colectivos
La ordenanza considera que las actividades culturales y artísticas en la calle (mimos, músicos, cómicos…) son ocupaciones de la vía pública e incluye medidas sancionadoras para las personas que ejerzan estas actividades. Estas sanciones pueden incluir multas y la incautación de los medios empleados (como pueden ser los instrumentos de los músicos). Reivindicamos la calle como espacio público en el que se pueda disfrutar de música, teatro, todo tipo de arte y en la que se pueda jugar.
En este mismo sentido, la reglamentación aprobada restringe la libertad de comunicación de los movimientos sociales con la ciudadanía al aumentar los requisitos necesarios para la celebración de manifestaciones y concentraciones y al dificultar la difusión de la información por medio de carteles o folletos.

La Ordenanza aprobada en Granada aumentará la fractura social que la ciudad ya sufre, y logrará que se confunda pobreza o exclusión con incivismo, y supervivencia con ilegalidad. Creará una ciudad en la que no se verán a las personas sin hogar, a los trabajadores del sexo o a los músicos callejeros. Aunque esto no significará que estas personas hayan dejado de existir, sólo que tendrán que esconderse de la represión que van a sufrir.

Por todas estas razones, nos oponemos rotundamente a esta Ordenanza que no contribuye a la convivencia sino que fomenta la intolerancia.

www.eldelitodelarte.org

Imagen de previsualización de YouTube

La ordenanza es un remix de prohibiciones retrogradas que atentan en contra de los derechos y libertades del ser humano.
¿Es lógico, justo o sensato, que en una misma ordenanza se prohiba jugar al balón, la prostitución, escupir…?
¿Es humano que estén requisando las mantas a los mendigos, cuando es lo único que tienen?
¿Es tolerante multar con 3.000 euros a un mimo, que no hace daño a nadie, sino al contrario?
¿Es justo multar a mujeres que son explotadas sexualmente, en vez de tenderles una mano?
¿Es normal contemplar todas estas prohibiciones juntas?
¿Es normal en una ciudad como Granada, que presume y atrae al turismo por sus artistas como Federico García Lorca, multe a los artistas callejeros que alegran el día de tantos visitantes y granadinos?
…. Es retrogrado, inhumano, injusto, ilogico…
Es una porqueria de alcalde de mentalidad antigua, cateta y fascista. Seguro que ahora pasea tan feliz con sus amigos los empresarios, viendo como la policía cumple sus órdenes vacilando al personal con memeces.

Granaína (en los comentarios)

Puedes descargar la ordenanza aquí: (página 42-artículo 72: Normas de conducta)
http://www.dipgra.es/paginasbop/20091021002.pdf