Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la etiqueta ‘drogas’

en La Arbonaida: El tinto de la Meretérica

16.09.2015 · Guardado en Sin categoría

El tinto de Rioja preferido por la Guardia Civil de Tráfico. ¿Dará positivo en los controles de alcoholemia? La imagen de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, en la etiqueta de una botella de vino tinto de la Rioja es algo tan absurdo como una baraja de cartas patrocinada por la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados (pongamos por caso).

Homenaje

20.01.2011 · Guardado en Sin categoría

En más de una ocasión, cuando he visto que se homenajeaba a una persona relevante por su trayectoria profesional o vital, una vez fallecida, he pensado: “¿Y no sería mejor que los premios, los reconocimientos… los hubiera recibido en vida?
¿A que vosotros/as también lo habéis pensado alguna vez? Parecería lo más lógico ya que así, la persona objeto del homenaje, tendría la satisfacción personal de ver el reconocimiento de su conciudadanos a su trayectoria.
Claro que…

… luego lo piensas mejor… y ves que casi es mejor esperar a que el homenajeado muera antes de encargar la placa, el reloj grabado y el ágape…

«El atleta Paquillo Fernández ha informado a las autoridades deportivas de la comisión de una infracción de las normas antidopaje, al haber estado en posesión de sustancias prohibidas. El atleta ha reconocido los hechos también ante las autoridades policiales, sin haberse iniciado un proceso sancionador en su contra, y de manera totalmente voluntaria.»

El Pabellón Paquillo Fernández, perteneciente al Patronato Municipal de Deportes del Ayuntamiento de Granada, se encuentra en la calle Albondón de nuestra ciudad. Y, visto lo visto, y a pesar de que aún no hay una sentencia firme… no parece que su nombre luzca especialmente brillante en un pabellón deportivo municipal.
El asunto vendría a ser algo así como si, en Catalunya, tuvieran alguna calle dedicada, o un busto, a Fèlix Millet y Jordi Montull… como que no, ¿verdad?
Así que ¿homenajes?… sí, pero cuando el homenajeado duerma ya “el sueño de los justos” y podamos  ver su trayectoria con cierta distancia y algo de imparcialidad…

Música Recomendada: Homenaje a Los Ramones – Los Petersellers

Autor: Landahlauts

Había una vez…

02.01.2011 · Guardado en Sin categoría

Quizás algún día mi hija cuente a sus hijos algo parecido a esto:

«Fue en 2011. Tenía yo nueve años cuando se prohibió fumar en los espacios públicos cerrados y en las cercanías de colegios, hospitales y parques infantiles. Hasta aquel momento era considerado “normal” estar en la barra de la cafetería y que otro cliente, a tres palmos de ti, encendiera un pitillo. Nadie preguntaba si molestaba o no, la máxima era: “Si no está prohibido, lo puedo hacer. Si está prohibido, pero no hay quien me multe, también”.

Pero, no quedaba la cosa ahí, mi padre contaba que cuando él era niño se podía fumar en cualquier lugar: sólo estaba prohibido en las gasolineras y en las iglesias (en un caso por seguridad y en el otro porque a Dios nunca le cayeron bien los fumadores). Podías fumar en un autobús urbano atestado de gente, en el avión, en el tren, en el coche aunque llevaras a tus hijos, en El Corte Inglés mientras comprabas ropa, en una maternidad mientras veías a un recién nacido… Me contó que, incluso, en cierta ocasión un fontanero que había ido a su casa a arreglar un grifo se molestó cuando el abuelo le pidió que apagara el cigarrillo porque en casa no se fumaba y además había un bebé (era yo)…. ¿te lo puedes creer? ¡¡¡el tipo aquel se molestó porque el dueño de la casa le pidió educadamente que no fumara!!!. Pero es que en los años anteriores fue aún peor, y sé que esto te resultará increíble: en los años ochenta del siglo pasado no era extraño que te atendiera un médico en la consulta mientras disfrutaba de un cigarrillo. Mientras mi abuela paría a tu tío-abuelo B. el médico que la atendía en el paritorio estuvo con un puro en la boca (encendido, claro). Eran años en que había mucha gente “enganchada” a aquello, y eso que a muchos les provocó enfermedades graves y, a otros, la muerte. Contaba el abuelo una imagen que le impresionó, la de un anciano traqueotomizado, fumando con avidez en la puerta del hospital en que estaba ingresado.

Lo cierto es que, durante muchos años, la venta de tabaco reportó grandes ingresos a las arcas públicas, incluso la asignación de los estancos (las tiendas donde se suministraba tabaco a los fumadores) estaba regulada por el gobierno. Algún político lumbreras (algo excepcional en aquellos años) hizo números y se dió cuenta de que, el dinero ingresado por los impuestos al tabaco, era menor que “el que costaban” luego los ciudadanos en bajas, enfermedades, medicinas (en aquellos años la sanidad era gratuita aún)… Y por eso se decidieron a acabar con el tabaquismo en la población, aunque de un modo “un poco relajado”: en las cajetillas de tabaco las autoridades sanitarias avisaban de que el humo del tabaco provocaba enfermedades y a pesar de ello… no estaba prohibido que un padre fumara en casa delante de sus hijos… Pura hipocresía.

Y es que, hija mía, era muy rara la gente del siglo pasado… muy rara…»

Nota: Esto que voy a decir puede dañar gravemente mi imagen de “andaluz bocazas e impertinente”, sin embargo… es la realidad. Las líneas que habéis leído anteriormente no está hechas para provocar a nadie, ni en general, ni en particular. No pretenden ser un “ataque” a los fumadores. Pero, fumadores o no, reconoced conmigo que algunas de las cosas que se cuentan en ese texto ya nos resultan increibles que ocurriera. Pero son ciertas. Cuando yo era un niño sólo estaba prohibido fumar dentro de una iglesia. Pensad en cualquier otro lugar, cualquiera… y allí se podía fumar. Fumador o no, supongo que cualquiera está dispuesto a tragarse su humo cuando a él o a ella le plazca…. ¿o no es así?

Fotografía: Once upon a time

Cómo se sostiene el pensamiento único sobre las drogas

03.11.2009 · Guardado en General

¿Están obligados los médicos que asesoran al Gobierno en la lucha contra las drogas a apoyar todas sus medidas incluso si son cuestionables desde el punto de vista científico? ¿Incluso cuando lo hacen para ganar votos? El Gobierno británico sostiene que sí.

Las relaciones entre el Gobierno y la comunidad científica implicada en la lucha contra las drogas atraviesan su momento más difícil tras la destitución el viernes del director del consejo que asesora al ministro de Interior sobre este tema. David Nutt cuestionó la decisión del Gobierno de elevar la peligrosidad del cannabis en la lista de drogas. Más de la mitad de los miembros del consejo se plantea presentar una renuncia colectiva dentro de una semana en la próxima reunión del grupo. Dos de ellos ya dimitieron este fin de semana.

“Fue destituido porque no se puede asesorar al Gobierno y al mismo tiempo hacer campaña contra una decisión del Gobierno”, dijo ayer el ministro Alan Johnson.

¿Hacer campaña? Un médico, en este caso psiquiatra, habla sobre daños a la salud con datos. ¿Eso es hacer campaña? ¿Como subirse a un cajón y empezar a dar gritos con un megáfono?

Los políticos no toleran que nadie ponga en solfa el discurso único sobre las drogas. Ni cuando se comprueba que no funciona ni cuando alguien demuestra que no está basada en lo que sabe la ciencia.

Nutt no es el único que opina que son razones políticas y de imagen, y no médicas, las que han sostenido algunas decisiones del Gobierno. El destituido afirmó que la relación entre el consumo de porros y el riesgo de sufrir enfermedades psicóticas es muy reducido, contra lo que ha dicho en varias ocasiones el Gobierno. También dijo con datos científicos en la mano que el cannabis es mucho menos dañino para la salud que el alcohol y el tabaco.

Nutt no es partidario de la legalización del porro. Está convencido de que es perjudicial y de que hay que intentar reducir su consumo entre los jóvenes. El alarmismo y las medidas represivas no van a conseguirlo. Tampoco si se exagera al explicar los daños que causan las drogas en la salud. En una conferencia que deterioró su posición en el Ministerio, Nutt sostuvo que la relación entre el consumo continuado de cannabis y la esquizofrenia no es alarmante. De hecho, mientras el consumo de cannabis ha aumentado de forma significativa en los últimos 30 años en el Reino Unido, por el contrario la incidencia de la esquizofrenia es mucho menor entre la población.

Por eso, cree que es contraproducente, por no ser creíble, la decisión del Gobierno en febrero de este año de pasar el cannabis de la categoría C a la B (en la A están la cocaína y la heroína).

Años atrás, el Gobierno laborista pasó el cannabis de la B a la C, pero hace unos meses la entonces ministra Jacqui Smith la devolvió a la B, a pesar de que el consejo se mostró en contra por razones científicas. Pero, claro, los médicos no se presentan a las elecciones ni tienen que resistir el acoso de la prensa sensacionalista. El Gobierno laborista tiene la vieja costumbre de funcionar a golpe de titular de tabloide.

Íñigo Sáenz de Ugarte (Guerra Eterna)
—-

Estimating drug harms: a risky business? (pdf). David Nutt.

—–

En Alifa: Éxtasis, droga blanda.