Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la etiqueta ‘libros’

en La Arbonaida: Medio pan y un libro

30.04.2012 · Guardado en Sin categoría

Rosa
Rosa, en la Huerta de San Vicente

Locución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente Vaqueros, en Septiembre de 1931, con motivo de la inauguración de la biblioteca de la localidad de la Comarca de la Vega: 

Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. «Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre», piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada. 

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social. 

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros? 

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: «amor, amor», y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: «¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!». Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida. 

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: «Cultura». Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.


Tardes fresquitas de lectura

Los ciudadanos comprendemos, mejor que nadie, que son tiempos de crísis también para “la cosa pública”. Tiempos en los que hay que recortar en el gasto: un poco de allí, un poco de allá… Pero ¿sabéis? al final se nos queda cara de bobos al llegar al convencimiento de que los tijeretazos van siempre donde mismo.


El consejero de Cultura, Paulino Plata, ha señalado que la reducción del horario de funcionamiento de las bibliotecas públicas de la Junta de Andalucía a partir del próximo 15 de junio se debe a que en verano “la demanda de los usuarios cae de manera intensa y profunda”, y “a una ordenación sensata y ajustada a las posibilidades económicas del gasto de gestión de estos centros”.

En Granada, la Biblioteca de Andalucía y la Biblioteca Plúbica P. de Granada permanecerán cerradas todas las tardes del verano. Esas tardes calurosas de verano que pasábamos con los niños en la Biblioteca… no podrán ser este año. “Poca asistencia” y “recorte del gasto“…. son los argumentos. Quizás es que en la Junta tienen la misma visión sobre una bibioteca que tiene Peter Griffin, el padre de “Family Guy“:

Chris: ¿Qué es una biblioteca, Papá?

Peter: Un sitio donde van los sin techo a afeitarse y a hacer de vientre…
Family Guy – Padre de Familia “Peter Griffin, esposo, padre… ¿y hermano?” (2001)

Temporada 3 – Capítulo 14
Aunque, si de ahorrar en lectura se trata,

¿por qué no suprimir todas esas suscripciones a la prensa que hay en cualquier centro oficial? ¿qué necesidad real hay de que la Delegación Provicincial de Igualdad y Bienestar Social en Granada esté suscrita a toda la prensa diaria local y nacional?

Es una idea, vaya. De momento lo tenemos claro los demás, este verano, ni tardes fresquitas de lectura, ni sin techo afeitados….

"La mirada de Hogan se vuelve fría…"

25.05.2011 · Guardado en La Arbonaida

Te das cuenta de que algo falla en tu país cuando compruebas que, en el hipermercado, los libros son de los pocos artículos que no tienen antirrobo…

Autor: Landahlauts

"La mirada de Hogan se vuelve fría…"

25.05.2011 · Guardado en La Arbonaida

Te das cuenta de que algo falla en tu país cuando compruebas que, en el hipermercado, los libros son de los pocos artículos que no tienen antirrobo…

Autor: Landahlauts

Follet, el Arboricida

05.01.2011 · Guardado en Sin categoría

Periódicamente aparecen informaciones sobre acciones de protesta llevada a cabo por parte de grupos ecologistas. Su objetivo son, en numerosas ocasiones, aquellas personas que visten abrigos de pieles.
Y, no es por dar ideas pero…

… ¿nadie ha reparado en la cantidad de árboles que son cortados en todo el planeta para publicar los tochos infumables de Ken Follet?
Desde su The Big Needle, del lejano año 1974, miles y miles de volúmenes de todos sus títulos se han imprimido, a saber, entre otros: Los Pilares de la Tierra (1989), Un lugar llamado libertad (1995), El tercer gemelo (1997), Alto riesgo (2001), En el blanco (2004), Un mundo sin fin (2007), La caída de los gigantes (2010)… Casi todos ellos superventas, con múltiples ediciones, traducidos a numerosos idiomas y en su mayoría con no menos de 1.000 páginas
¿Cuántos millones de metros cúbicos de celulosa ha supuesto eso? ¿Cuántas hectáreas de árboles han sido talados sin piedad por culpa de los superventas del galés? ¿Por qué callan los activistas del ecologismo?
Aviso: esta entrada es totalmente parcial y malintencionada. Jamás perdonaré a Ken Follet que, en aquel verano del 2008, su Un mundo sin fin sólo me sirviera para ocupar sitio en mi maleta y aburrirme soberanamente al borde del Mar Mediterráneo. Eso sí… finalmente pude encontrarle utilidad alternativa:  aquellas 1.184 páginas tenían la medida justa para ser usadas como improvisada almohada en la esterilla playera.
No regaléis libros de Ken Follet esta Navidad, pensad en el cambio climántico, en el medio ambiente… no seáis cómplices de la desforestación del planeta.
Ahora, por fin, tú y yo estamos en paz, Ken Follet.
Fotografía: Deforestación

Pesadilla DRM: El punto de vista del librero

28.04.2010 · Guardado en Cultura Libre

Dicen que Apple optará por el Fair-play DRM en los libros que ofrezca para el iPad. Y es que el debate sobre el Digital Rights Management sigue arreciando entre editores, lectore e internautas en general.

Immatériel, distribuidora digital francesa especializada en la creación de librerías online, publicaba ayer un artículo sobre su propia experiencia en la venta de libros con DRM. El artículo es especialmente interesante por reflejar un punto de vista aún poco frecuente en este debate: el librero.

“Es un error creer que sólo los piratas o los techies se preocupan por el DRM. De 200 títulos vendidos con DRM, la mayoría de los lectores no eran realmente conscientes de lo que compraban o no entendían en virtud de qué extraña lógica su compra debía verse protegida contra ellos mismos.

De golpe, nuestro servicio de atención al cliente se vio desbordado: casi una cuarta parte de los clientes nos contactaron por uno u otro problema, a pesar de la información que facilitamos sobre esos archivos. Bastante chocante, teniendo en cuenta que el ratio de servicio de atención al cliente post-venta es de uno por 1000 títulos en el caso de los libros sin DRM.

Nuestro excelente posicionamiento en buscadores nos jugó además una mala pasada: los internautas que habían comprado su libro en otras webs también nos llamaban a nosotros para recabar asistencia sobre sus problemas con el DRM.

Las preguntas más frecuentes:

-el archivo no se abre con la aplicación habitual (¿qué hacer con ese fichero .acsm?)
-incompatibilidades entre Adobe Digital Editions y el software de su eReader
-complejidad ligada a la creación de una cuenta en Adobe además de en la cuenta del vendedor

Y algunos casos en los que hemos tenido que reembolsar a nuestros clientes:

-incompatibilidad con el iPhone (particularmente desagradable para el librero cuando el editor le resopnde que existe una aplicación especial en la appStore de Apple…)
-incompatibilidad con la mayoría de teléfonos móbiles y otras PDA

En cuanto a las tiendas, si nos referimos al catálogo habitual que vendemos en immateriel.fr, a saber, 1669 artículos con DRM y 2589 sin DRM, durante los 30 útlimos días nos hemos percatado de que los libros con DRM se venden la mitad:

-ratio ventas / catálogo con DRM = 64/1669 = 0,038
-ratio ventas / catálogo sin DRM = 190/2589 = 0,073

Conclusión: los DRM no sólo cuestan dinero al editor sino al librero… Aunque el libro ahorre almacén, el servicio post-venta se dispara. La sensación ilusoria de protección reduce a añicos los esfuerzos cuantitativos y cualitativos de editores y libreros y contribuye a mermar la confianza que les otorgan los lectores.”

(fuente: immateriel.fr)

BookScout