Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la etiqueta ‘Medio Ambiente’

en La Arbonaida: Fuego

31.08.2016 · Guardado en Sin categoría

El hombre de estos campos que incendia los pinares y su despojo aguarda como botín de guerra, antaño hubo raído los negros encinares, talado los robustos robledos de la sierra. Hoy ve a sus pobres hijos huyendo de sus lares; la tempestad llevarse los limos de la tierra por los sagrados ríos hacia los anchos mares; y en páramos malditos trabaja, sufre y yerra. Es hijo de una estirpe

en La Arbonaida: Las obras del AVE en Granada y el Medio Ambiente

19.02.2016 · Guardado en Sin categoría

Madrid, el gobierno de España, ha ninguneado secularmente a Granada en cuestión de infraestructuras, siendo aún más sangrante el tema en infraestructuras ferroviarias. Dos ejemplos: - En Granada no conocemos aún esa modernidad que llaman "el tren eléctrico", no hay. - Desde 1985 Granada carece de conexión ferroviaria directa con el levante peninsular. En 2010 comenzó la construcción

en La Arbonaida: Las abejas de San Jerónimo y el Voto de Tinieblas

11.06.2015 · Guardado en Sin categoría

Había una colmena en una de las paredes de la girola del Monasterio de San Jerónimo de Granada. Ha desaparecido y, donde estaba, ahora se ven unos cascotes y un pegote de cemento cubriendo el hueco. No sabemos si la colmena fue retirada por un profesional... o algún "apañao" condenó a las abejas al Voto de Tinieblas (tan popular en otro tiempo en los conventos granadinos). Lo cierto

en La Arbonaida: Las abejas de San Jerónimo y el Voto de Tinieblas

11.06.2015 · Guardado en Sin categoría

Había una colmena en una de las paredes de la girola del Monasterio de San Jerónimo de Granada. Ha desaparecido y, donde estaba, ahora se ven unos cascotes y un pegote de cemento cubriendo el hueco. No sabemos si la colmena fue retirada por un profesional... o algún "apañao" condenó a las abejas al Voto de Tinieblas (tan popular en otro tiempo en los conventos granadinos). Lo cierto

en La Arbonaida: Alcorques de cemento

26.03.2013 · Guardado en Sin categoría

Es de agradecer que las ciudades tengan zonas verdes, se vuelven más humanas, más agradables y parecen  más respetuosas con el medio ambiente. Pero si lo miramos desde el punto de vista práctico puro y duro, el mantenimiento de una zona verde  es muy costoso. Por ejemplo, un árbol es, para los "responsables" de un Ayuntamiento (es una forma de hablar), un auténtico engorro: requiere

en La Arbonaida: Clase Magistral de la Junta de Andalucía sobre Eficiencia Energética

27.12.2012 · Guardado en Sin categoría

Estas son algunas de las recomendaciones que la Junta de Andalucía ofrece en su Portal Andaluz del Cambio Climático. Son "buenas prácticas genéricas en las oficinas", una serie de consejos a las empresas para ahorrar energía, agua y gestionar eficientemente los recursos y residuos:  «Cada grado más frío supone entre un 6 y un 8% más de consumo de energía. Lo mismo ocurre para la calefacción.

Reutilizable: el concepto

14.05.2011 · Guardado en La Arbonaida

Recién llegados a casa después de una tarde de compras en “El Corte Inglés”. Las bolsas, todavía sin desocupar, se quedan en una esquina del comedor. Mi hijo S., de 6 años, se ha soltado a leer en los últimos meses y lee todo lo que hay a su alrededor. Observa con atención las bolsas y lee “bol-sa gra-tu-i-ta re-u-ti-li-za-ble“. Seguidamente me pregunta, preocupado:

– Papi, ¿mañana tenemos que volver a ir al “cortinglés”? 
– No, hijo, bastante ha habido con lo de esta tarde. ¿Por qué dices eso?

– Como pone en las bolsas que son “reutilizables”… habrá que llevarlas para dejarlas y que las usen otras personas.
.. 
Aún estoy pensando en la cara que pondrán el El Corte Inglés cuando les llevemos las bolsas “reutilizables” para que se las puedan dar a otros cientes…

Fotografía: Reutilizable
Autor: Landahlauts

Problemas en la recogida selectiva de residuos

03.02.2011 · Guardado en La Arbonaida

La bolsa de basura negra donde echábamos todos los desechos del hogar mezclados empieza a formar parte de nuestros hábitos del pasado. Cada vez más tendemos a efectuar una selección de los residuos y a colocar cada uno en un contenedor determinado. Está muy bien eso del reciclaje, a pesar del engorro que a veces supone tener que estar almacenando papel (por ejemplo) hasta reunir una cantidad suficiente como para que merezca la pena llevarlo al contenedor.
Y más o menos lo tenemos claro (aunque a veces fallemos): en el azul los papeles y cartones; en el amarillo los envases de plástico, latas y bricks; los vidrios en el verde; y los desechos orgánicos en el contenedor de basura orgánica…
Pero, a veces se nos crean disyuntivas que no sabemos muy bien como resolver. Me refiero a determinados residuos que te crean dudas a la hora de decidir “donde colocar”…

… y parece ser que no me ocurre sólo a mi.

Fotografía: Residuos

Follet, el Arboricida

05.01.2011 · Guardado en Sin categoría

Periódicamente aparecen informaciones sobre acciones de protesta llevada a cabo por parte de grupos ecologistas. Su objetivo son, en numerosas ocasiones, aquellas personas que visten abrigos de pieles.
Y, no es por dar ideas pero…

… ¿nadie ha reparado en la cantidad de árboles que son cortados en todo el planeta para publicar los tochos infumables de Ken Follet?
Desde su The Big Needle, del lejano año 1974, miles y miles de volúmenes de todos sus títulos se han imprimido, a saber, entre otros: Los Pilares de la Tierra (1989), Un lugar llamado libertad (1995), El tercer gemelo (1997), Alto riesgo (2001), En el blanco (2004), Un mundo sin fin (2007), La caída de los gigantes (2010)… Casi todos ellos superventas, con múltiples ediciones, traducidos a numerosos idiomas y en su mayoría con no menos de 1.000 páginas
¿Cuántos millones de metros cúbicos de celulosa ha supuesto eso? ¿Cuántas hectáreas de árboles han sido talados sin piedad por culpa de los superventas del galés? ¿Por qué callan los activistas del ecologismo?
Aviso: esta entrada es totalmente parcial y malintencionada. Jamás perdonaré a Ken Follet que, en aquel verano del 2008, su Un mundo sin fin sólo me sirviera para ocupar sitio en mi maleta y aburrirme soberanamente al borde del Mar Mediterráneo. Eso sí… finalmente pude encontrarle utilidad alternativa:  aquellas 1.184 páginas tenían la medida justa para ser usadas como improvisada almohada en la esterilla playera.
No regaléis libros de Ken Follet esta Navidad, pensad en el cambio climántico, en el medio ambiente… no seáis cómplices de la desforestación del planeta.
Ahora, por fin, tú y yo estamos en paz, Ken Follet.
Fotografía: Deforestación