Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la etiqueta ‘nolesvotes’

en #nolesvotes: Ágora News en directo desde Sol

18.05.2011 · Guardado en #nolesvotes, Videos

<iframe width=”560″ height=”340″ src=”http://cdn.livestream.com/embed/agoranewsdirecto?layout=4&amp;autoplay=false” style=”border:0;outline:0″ frameborder=”0″ scrolling=”no”></iframe><div style=”font-size: 11px;padding-top:10px;text-align:center;width:560px”>Watch <a href=”http://www.livestream.com/?utm_source=lsplayer&amp;utm_medium=embed&amp;utm_campaign=footerlinks” title=”live streaming video”>live streaming video</a> from <a href=”http://www.livestream.com/agoranewsdirecto?utm_source=lsplayer&amp;utm_medium=embed&amp;utm_campaign=footerlinks” title=”Watch agoranewsdirecto at livestream.com”>agoranewsdirecto</a> at livestream.com</div>

en #nolesvotes: Fútbol, Justin Bieber y Crepúsculo sí. Mis derechos, no.

18.05.2011 · Guardado en #nolesvotes

Un tipo al que nadie calificó de extremista ni de fanático ni de antisistema -porque probablemente no lo era-, se plantó a las siete de la mañana del pasado 14 de marzo en la puerta de Los Cármenes. Llegó sonriente y, 48 horas después, marchó eufórico. Fue el primero de los miles y miles de granadinos que acamparon en los alrededores del estadio para hacerse con unas entradas del España-República Checa. En la madrugada previa a la apertura de las taquillas, una descontrolada marabunta echó a correr, ignorando el orden establecido, pasando por encima de personas que llevaban horas esperando, poniendo en peligro, incluso, su propia seguridad. Ningún policía puso orden por dos razones: porque no había ninguno y porque, qué importaba, era fútbol.

Acampada España-República Checa, GranadaAcampada España-República Checa, Granada

El 2 de abril, varios días antes de que el imberbe Justin Bieber se desgañitara en el Palacio de los Deportes de Madrid, hordas de adolescentes superhormonadas ejercieron su inexistente derecho a hacer novillos para organizar la acampada más fresa y empalagosa de la historia de la música, baby. No era la primera vez, meses atrás habían hecho lo propio los amigos de los vampiros ‘emo’ de Crepúsculo. Bah, después de todo no eran peligrosos jóvenes que ni estudian, ni trabajan, ni piensan. Era farándula.

Acampada de bieberfílicos, MadridAcampada de bieberfílicos, Madrid

El caso es que miro atrás y no entiendo nada. Fútbol, Bieber y Crepúsculo, sí. Mis derechos, no. Mis reivindicaciones, no. Mis aspiraciones, no. Mis sueños, no. Mis ideas, no.

Por más fotos y vídeos que veo en la red, no identifico a esa masa de antisistemas que solo busca camorra. Veo a personas indignadas que han optado por salir a la calle y pronunciarse. Jóvenes de espíritu que ansían una revolución democrática y un cambio en la rutina. La acampada en la Plaza del Carmen -y en tantos otros rincones de España- y, sobre todo, la sorprendente manifestación del 15M son el derecho a la pataleta que tanto se había recriminado a una turba que no hacía nada.

Bajo ningún concepto debemos aceptar la violencia como medio. El fin importa tanto como el camino. Pero de aquí al 22M los medios locales y nacionales -ahora sí- abrirán con una campaña electoral que no esperaban. No serán mítines ni desayunos ni fotos sonrientes. Será un cabreo monumental.

Un cabreo, por cierto, que no debe hacer olvidar el meollo de la cuestión: HAY QUE VOTAR. No hacerlo sería como preparar un apetitoso manjar y no comprar cubiertos. No nos quedemos a medio camino, la cifra que definirá el éxito del #nonosvamos estará en el incremento del número de votantes.

Acampada en Plaza del Carmen, GranadaAcampada en Plaza del Carmen, Granada

Naufrajeo. (Ideal)

en #nolesvotes: Entiendo #spanishrevolution

18.05.2011 · Guardado en #nolesvotes

Escucharás todo tipo de tonterías sobre las movilizaciones de Sol y en muchas ciudades de España: desde la conspiranoia absurda de quienes siempre ven fantasmas detrás de cualquier cosa, hasta la simplificación burda de quien pretende etiquetarlas como antisistema a pesar de tenerlas debajo de la nariz, hasta la estupidez de pretender que se está de acuerdo con aquellos que protestan precisamente contra ti, contra lo que has hecho y contra lo que representas.

Totalmente de acuerdo con Periodismo Humano: aquí está ocurriendo algo grande. Descartadas absoluta y radicalmente las conspiranoias estúpidas, la interpretación es clara y contundente: la gente está saliendo a la calle porque exigen un cambio. Un cambio de fondo en la manera de hacer política, de gestionar la democracia. Perderse analizando las peticiones de unos y de otros es un ejercicio vano: entre las personas que veo en la calle manifestándose, muy pocos apoyarían de manera expresa esas peticiones. Muchos ni se paran a leerlas, porque simplemente no vale la pena: los ciudadanos salen a la calle con una petición transversal, pidiendo un cambio radical, porque los partidos políticos y el sistema ya no les representan. Representan a otros. Sobre las peticiones concretas… eso vendrá más adelante: por ahora, cambiemos. ¿A qué? Es demasiado pronto para saberlo, y solo cabe desear que, sea lo que sea, sea pacífico, ordenado y civilizado. Completamente de acuerdo con la entrada de Antonio Ortiz en este sentido.

Las claves del movimiento que estamos viviendo:

  1. El origen, el desencadenante: el momento en que tres partidos mayoritarios, PSOE, PP y CiU, pactan para sacar adelante la ley Sinde, en abierta contradicción con la voluntad de la inmensa mayoría de los ciudadanos, y favoreciendo a un lobby económico de presión. Ojo: eso es únicamente el origen, el detonante: a día de hoy, ya no tiene el menor interés ni relevancia en las protestas. Pero ver los patéticos empeños por “sacar la ley a costa de lo que fuera” con toda la red puesta en su contra y retransmitiéndolo en directo tuvo el mismo efecto, con todo el respeto y pidiendo perdón por la trágica comparación, que el suicidio de Mohammed Bouazizi quemándose a lo bonzo en Túnez. Del activismo en contra de la ley Sinde surgió directamente el movimiento #nolesvotes, además de la cristalización de un patente clima de descontento con toda una manera de hacer política.
  2. Los motivos reales son, y a nadie se le escapan, temas como la gestión de la crisis económica, la corrupción, el desempleo (muy especialmente la tasa de más del 40% de paro juvenil) y sobre todo, la desafección con una clase política identificada como uno de los principales problemas de la ciudadanía en las encuestas del CIS. El desencanto con una forma de hacer política que convierte al votante en un ente sin importancia que deposita una papeleta en una urna y que con ella legitima a un partido para hacer lo que le dé la gana durante cuatro años, un partido convertido en una gran empresa ineficiente y corrupta que responde a los intereses de lobbies de poder, no a los de sus votantes.
  3. El testigo es recogido por otras asociaciones: JuventudSinFuturo primero o DemocraciaRealYA después, fueron capaces de organizarse de manera brillante, civilizada y pacífica para trasladar ese movimiento a las calles. Esa era “la prueba de fuego”, el “momento de la verdad”: antes de la materialización de las protestas en la calle, la red hervía con decenas de tweets por minuto, con grupos de Facebook y con entradas en blogs, pero no había dado el paso. Tras las protestas, los ciudadanos se dan cuenta ya no de que no están solos en su opinión, sino de que la organización y la acción son posibles, son una realidad. Y la barrera de entrada que tantos tenían para salir a la calle cae.
  4. La decisión de salir a la calle responde a una sensación general, no a una reivindicación concreta de una serie de puntos programáticos. En la calle puedes ver de todo: personas de todas las edades, de todo tipo de ideología, de toda condición. Estudiantes con camiseta amarilla, desempleados, punkies, jubilados, empresarios, profesores… de verdad, estuve allí, y me encontré con todos esos perfiles, uno por uno, y algunos más. Uno saluda a quien conoce, y tuve ocasión de saludar a varios ex-alumnos, a compañeros de trabajo, a personas que conozco que han montado empresas en la red, a directores de cine, a abogados, a periodistas… de todo, como en botica. Literalmente de todo. No esperes un acuerdo con respecto a las medidas a tomar, es imposible. Pero sobre lo que sí hay acuerdo es sobre la necesidad de un CAMBIO. Y eso no tiene ya vuelta atrás.
  5. La simplificación es mala. Que los jóvenes de izquierdas sean los que más rápidamente tienden a salir a la calle no quiere decir nada, y pretender adscribir una protesta como esta a una ideología o a un partido concreto es sencillamente absurdo. Es normal e inevitable. Pretender ponerse delante de la gente para que parezca que te están siguiendo es más patético aún: en un movimiento hiperconectado, quien intenta “dirigir” aplicando técnicas pastoriles como si se tratase de un rebaño recibe inmediatamente su merecido en la red. En Egipto hubo momentos en los que parecía que los Hermanos Musulmanes monopolizarían la protesta, y otros en los que se veía un claro componente diverso y plural. Aquí no hay líderes, hay personas. No se sigue a nadie en concreto ni es bueno que así sea, se persigue un deseo de cambio, eso es todo. Adscribir las protestas a movimientos organizados, a una estrategia concreta o a unas personas específicas es una interpretación trasnochada típica de quienes no entienden nada de lo que está pasando. Buscar más organización, pretender que se hagan peticiones concretas, pedir un liderazgo más claro y personalizado o buscar debajo de las piedras un origen retorcido es absurdo: no puede ser, y además es imposible.
  6. ¿Y ahora? Ahora más. Encendida la mecha, es muy difícil de parar. La manifestación del 15M en Madrid congregó a decenas de miles de personas en un evento autorizado y organizado durante semanas. La de ayer 17 en Sol, en cambio, se organizó en cuestión de horas, usando únicamente Twitter y Facebook, y llenó casi completamente una plaza de diez mil metros cuadrados hasta convertirla en intransitable. El ejemplo, además, ha cundido ampliamente en otras ciudades. El control de todos estos movimientos es, sencillamente, imposible. Se puede y se debe intentar por todos los medios que todo transcurra pacífica y civilizadamente, pero nada asegura que no surjan desde movimientos incontrolados de un lado hasta reacciones excesivas del otro. La desafortunada orden de desalojo de la acampada de Sol el domingo por la noche desencadenó la manifestación del martes por la tarde, y este fenómeno puede ocurrir más veces.
  7. Lo importante es entender que se ha dado un paso, un paso hacia un modelo en el que los partidos políticos van a tener que entender, por las buenas o por las malas, que no pueden seguir ignorando a los ciudadanos y defendiendo los intereses de otros. Que la política no puede seguir gestionándose así. Esto no es Túnez, ni Egipto: en España hay un gobierno democráticamente constituido y nadie sale a la calle pretendiendo derribarlo, pero son necesarios cambios importantes, cambios de fondo, cambios drásticos que los partidos tienen que acomodar ya. Por el momento, los partidos están minimizando la importancia de este tema, y pensando que “ya se les pasará”. Esa no es la dinámica. Probablemente la magnitud del cambio requerido sea tal, que exija desde modificaciones de la Ley Electoral hasta puede que de la mismísima Constitución. Pero si no se hacen, si no se ven avances en este sentido, el movimiento continuará y seguramente crecerá. Si llegamos al domingo 22 y las elecciones vuelven a presentar el mismo panorama y los mismos mensajes de siempre, mi impresión es que el movimiento se va a intensificar. Pero sobre las dinámicas genuinamente sociales nadie tiene control, ni capacidad de predicción infalible. Lo único cierto es que España ya tiene su revolución.

Enrique Dans en su blog.