Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la etiqueta ‘racismo’

en La Arbonaida: Las vueltas de la vida….

04.11.2016 · Guardado en Sin categoría

Nació lejos, a casi cuatro mil kilómetros de distancia. Cuando yo lo conocí, era un tipo calvo, de mediana edad, con ojos negros, muy brillantes. Criado en el seno de una familia de clase acomodada, cuando de joven se encaprichó en estudiar Medicina en el sur de Europa, nadie puso reparo alguno. Se matriculó en Granada y, durante la carrera, quedó encandilado de una andaluza, de ojos tan negros

en La Arbonaida: La cara amable

24.04.2013 · Guardado en Sin categoría

Lo conocí hace un par de años. Era un muchacho joven de poco menos de treinta años. Caía bien a todo el mundo: extrovertido, con una sonrisa noble, extremadamente educado y siempre dispuesto a ayudar a todos sin pedir nada a cambio.  Un día, casualmente, encontré un blog que, bajo seudónimo, escribía desde hacía unos años. Leyendo aquellas páginas me di cuenta de que destilaban violencia,

I Muestra de Fotografía y Pintura contra el racismo

13.05.2010 · Guardado en Agendilla, Comic y arte gráfico, Fotografía

Hoy 13 de mayo a partir de las 17 horas en la inaugura la “I MUESTRA DE PINTURA Y FOTOGRAFÍA ANTIRRACISTA” el  en la Casa de la Juventud, c/ Verónica de la Magdalena, nº 23, 3a planta, en la que podrá disfrutar de las obras de los artistas y tendrá la oportunidad de adquirir algunas de las mismas. La muestra estará disponible hasta el 27 de Mayo.

Contra la criminalización de la pobreza

15.03.2010 · Guardado en Sin categoría

El pasado sábado la gente de SOS Racismo Granada organizó una acción de protesta contra la criminalización del Top Manta. La acción tuvo lugar también en otras ciudades del estado. Ahí os dejo alguna foto y el texto que difundieron los compañeros de Granada.

El dia 13 de marzo, (trae tu manta) nos sumamos tod@s en La Fuente de las Batallas para decir que no queremos que vaya a la carcel NINGÚN MANTERO, menos si se tiene en cuenta que es una actividad de supervivencia en pleno contexto de crisis, en la mayoria desempeñada por personas inmigrantes, sin papeles, en situacion de precaridad en sus vidas y sin derechos, siendo criminalizados basicamente por ser pobres e inmigrantes que desean tener una vida digna y la buscan diariamente, siendo perseguidos y encarcelados, como es el caso de mas de 100 compañeros de todo el estado, que por intentar ganarse la vida de una forma digna son obligados a cumplir una condena que supera en muchos casos las penas por delitos reales y mucho mas graves.
Tambien los invitamos a desobedecer de una forma civil en esta ciudad reservada para los turistas con dinero, pero cerrada para los que vivimos en Granada en cuanto al uso del espacio publico hablemos, desobedezcamos las leyes cívicas, digámosle a todos que ganarse la vida dignamente es un echo a admirar y no a criminalizar, seamos solidarios y difundamos, yo voy. ¿Y TU?

El día 13 la Acción Manta Blanca saldrá a las calles de varias ciudades dentro de la campaña por la despenalización del top manta. A continuación os contamos la situación en la que nos encontramos y en qué consiste la acción.

SITUACIÓN

Hace un año y medio, diferentes colectivos sociales comenzamos a llamar la atención sobre el uso absolutamente desproporcionado del actual Código Penal para sancionar la venta callejera de cds, dvds y productos de marcas falsas en las calles. La simple tenencia o exposición de este material se está castigando con penas de seis meses a dos años de prisión (sustituible por penas de expulsión y prohibición de entrada al territorio Schengen), multa (que si no se paga se convierte en más días de privación de libertad, como mínimo, en otros seis meses más de prisión) y el pago de altas indemnizaciones a las gestoras de autor.

Quienes venden en la calle estos productos son, mayoritariamente, personas sin papeles que no pueden regularizar su situación: la propia ley no lo permite, situándolas en un lugar de especial vulnerabilidad legal y social. Muchas personas sin papeles encuentran en la venta ambulante la única salida que existe para conseguir un ingreso mínimo, el cual ronda los 10 euros diarios. En la actualidad hay 96 personas en prisión por intentar sobrevivir y cientos de personas con causas penales abiertas por la misma actividad. Pero además, esta situación se traduce en verdadero pánico de salir a la calle.

Entendemos que el derecho de los artistas a vivir de sus obras debe ser protegido, pero esto no puede hacerse a través de la desproporcionalidad que derrocha el código penal sobre los manteros. Actualmente existen otros órdenes jurídicos (administrativo o civil) que regulan y sancionan la venta de cds, dvds y productos de marcas falsas en las calles. Siguiendo determinados principios que rigen el derecho penal (principio de intervención mínima, subsidiariedad, proporcionalidad, etc.) la venta callejera tendría que excluirse de la órbita penal, ya que ésta únicamente se reserva a las infracciones de carácter más grave. Además, este tipo de procedimientos suponen un gasto innecesario del dinero público.

¿POR QUÉ EN ESTE MOMENTO?

En el marco de la modificación del Código Penal que se está llevando a cabo en la actualidad, el Consejo de Ministros ha aprobado una propuesta de reforma del artículo que regula la venta callejera de cds, dvs y productos de marcas falsas en las calles. Esta apertura al debate es muy positiva, pero dicha propuesta es insuficiente: deja abierta la posibilidad de ingreso a prisión a la decisión arbitraria de un juez y no elimina la sustitución de la multa por más días de cárcel cuando las personas no pueden afrontar el pago.

Por eso, diferentes colectivos sociales han presentado enmiendas que van en otra línea: que ninguna persona que venda pequeñas cantidades de cds, dvds y productos de marcas falsas en las calles sin otros recursos económicos vaya a prisión. Es decir, que bajo ningún concepto se penalice la supervivencia.

Por ello es un momento crucial para conseguir una modificación certera de los artículos 270 y 274 de dicho Código. Y es por ello que queremos salir a la calle para hacer visible el apoyo a esta petición de cambio que nos parece tan legítima y justa.

DESCRIPCIÓN DE LA INICIATIVA: UNA ACCIÓN SIMBÓLICA EN LA CALLE.

La idea es salir a la calle formando una fila infinita de vendores/as de top manta, blancos/as y con papeles de residencia, para darle la vuelta a la situación y mostrar la asimetría injusta que existe entre unas personas y otras: ¿Por qué unas se ven obligadas a estar en un lado de la manta y otras simplemente pasean por el otro? ¿Por haber nacido en una parte del mundo y no en otra?

Las personas que este día nos pondremos en el “otro lado de la manta” queremos expresar que es inaceptable esta persecución a quien ha sido situado en peores condiciones en nombre de nuestra seguridad, de nuestro bienestar y a través de una mala aplicación de la protección a la creación artística. Juristas que digan: “No con nuestras leyes”; artistas que digan: “No en nombre del derecho a vivir de nuestras creaciones”; y, en general, ciudadan@s de a pie que expresen: “No en nombre de nuestra seguridad y bienestar”.

Esta acción simbólica se realizará en las calles más céntricas de varias ciudades españolas el mismo día. La acción contará en todo momento con permiso legal, no existe riesgo para nadie. Queremos componer una imagen y un mensaje que llame la atención: vendedores blancos, artistas, juristas… haciendo eso que la ley considera tan grave como para llevar a alguien a la cárcel durante más de dos años de su vida. Expondremos en las mantas obras de artistas comprometidos con esta iniciativa y otros materiales de denuncia y apoyo.

Creemos que no sólo se trata de denunciar una situación injusta sino de proponer una forma más igualitaria de convivir entre quienes vivimos hoy en nuestras ciudades.

Aquí cabemos todos

01.02.2010 · Guardado en Sin categoría

Desde Motril Acoge sentimos la necesidad de responder a la progresiva trivialización de un discurso que estigmatiza a los inmigrantes buscando en “el otro” al chivo expiatorio de la crisis que actualmente padecemos. La instrumentalización del tema de la inmigración se vuelve a presentar deshonestamente como un “problema”, con la pretensión de dividir a la ciudadanía y de que olvide sus preocupaciones reales. La inmigración no es el problema; el problema es su manipulación política, la utilización partidista que de ella hacen unos y otros.

Los flujos migratorios han existido siempre, y seguirán existiendo; sólo cambia la dirección del viaje: a las Américas, hacia Alemania, a Cataluña, hacia “el dorado” de turno. Los seres humanos siempre ansiamos vivir mejor y, consecuentemente, buscamos el lugar donde escapar de la pobreza, huir de la opresión, cumplir nuestros sueños, conquistar el paraíso. De nada valdrá ponerle puertas al campo o vallas a las fronteras: somos capaces de arriesgar la propia vida por vivir dignamente. A los países de acogida sólo les cabe gestionar estos flujos con valentía y respeto a los derechos humanos. Convendría aplicar el dicho “hoy por ti, mañana por mí”.

A partir del caso del Ayuntamiento de Vic, que pretendía aplicar una normativa municipal inexistente con relación al empadronamiento de los ciudadanos, se ha vuelto a destapar la Caja de Pandora. Ahora resulta que todos los males de la crisis confluyen en los inmigrantes: “…que si acaparan la sanidad…”, “…que si cobran las ayudas sociales…”, “…que si ocupan nuestros puestos de trabajo…”, “…que se vayan porque aquí no cabemos más…” Pero lo cierto es que ni todos en Vic piensan así, ni Vic o Torrejón representan a toda España. No sembremos la discordia en el país, pues la labor de la administración es justamente la contraria.

Nadie puede poner en duda la contribución positiva de los inmigrantes, no sólo en el terreno económico, sino en otros ámbitos del progreso español en estos últimos años, y confiamos en que tal aportación se reconozca en su justa medida. No se les puede culpar de ninguna manera de la actual crisis, porque, precisamente, ellos son las víctimas más perjudicadas de la misma. Todos sabemos que son otros los responsables. Exijámosles a estos las cuentas y no descarguemos nuestras frustraciones, como pretenden algunos, sobre los más débiles.

¿Cuántos pueblos de España se hallan despoblados, ya sea en la vieja Castilla, en la profunda Extremadura, en el bajo Aragón o en las Alpujarras granadinas? ¿Cuántas escuelas rurales han sido suprimidas, cuántos campos abandonados? ¿Quién de nosotros no es emigrante? ¿Quién no ha abandonado su pueblo, su casa, su región, en busca de un futuro mejor? No neguemos al “otro” el derecho a vivir mejor. Aquí cabemos todos.

MOTRIL ACOGE

Los pecados de Haití

20.01.2010 · Guardado en General

Los pecados de Haití es un viejo artículo de Eduardo Galeano que está rulando por la red los últimos días, tras el desastre del terremoto sufrido por el país caribeño.

La democracia haitiana nació hace un ratito. En su breve tiempo de vida, esta criatura hambrienta y enferma no ha recibido más que bofetadas. Estaba recién nacida, en los días de fiesta de 1991, cuando fue asesinada por el cuartelazo del general Raoul Cedras. Tres años más tarde, resucitó. Después de haber puesto y sacado a tantos dictadores militares, Estados Unidos sacó y puso al presidente Jean-Bertrand Aristide, que había sido el primer gobernante electo por voto popular en toda la historia de Haití y que había tenido la loca ocurrencia de querer un país menos injusto.

El voto y el veto

Para borrar las huellas de la participación estadounidense en la dictadura carnicera del general Cedras, los infantes de marina se llevaron 160 mil páginas de los archivos secretos. Aristide regresó encadenado. Le dieron permiso para recuperar el gobierno, pero le prohibieron el poder. Su sucesor, René Préval, obtuvo casi el 90 por ciento de los votos, pero más poder que Préval tiene cualquier mandón de cuarta categoría del Fondo Monetario o del Banco Mundial, aunque el pueblo haitiano no lo haya elegido ni con un voto siquiera.

Más que el voto, puede el veto. Veto a las reformas: cada vez que Préval, o alguno de sus ministros, pide créditos internacionales para dar pan a los hambrientos, letras a los analfabetos o tierra a los campesinos, no recibe respuesta, o le contestan ordenándole:

-Recite la lección. Y como el gobierno haitiano no termina de aprender que hay que desmantelar los pocos servicios públicos que quedan, últimos pobres amparos para uno de los pueblos más desamparados del mundo, los profesores dan por perdido el examen.

La coartada demográfica

A fines del año pasado cuatro diputados alemanes visitaron Haití. No bien llegaron, la miseria del pueblo les golpeó los ojos. Entonces el embajador de Alemania les explicó, en Port-au-Prince, cuál es el problema:

-Este es un país superpoblado -dijo-. La mujer haitiana siempre quiere, y el hombre haitiano siempre puede.

Y se rió. Los diputados callaron. Esa noche, uno de ellos, Winfried Wolf, consultó las cifras. Y comprobó que Haití es, con El Salvador, el país más superpoblado de las Américas, pero está tan superpoblado como Alemania: tiene casi la misma cantidad de habitantes por quilómetro cuadrado.

En sus días en Haití, el diputado Wolf no sólo fue golpeado por la miseria: también fue deslumbrado por la capacidad de belleza de los pintores populares. Y llegó a la conclusión de que Haití está superpoblado… de artistas.

En realidad, la coartada demográfica es más o menos reciente. Hasta hace algunos años, las potencias occidentales hablaban más claro.

La tradición racista

Estados Unidos invadió Haití en 1915 y gobernó el país hasta 1934. Se retiró cuando logró sus dos objetivos: cobrar las deudas del City Bank y derogar el artículo constitucional que prohibía vender plantaciones a los extranjeros. Entonces Robert Lansing, secretario de Estado, justificó la larga y feroz ocupación militar explicando que la raza negra es incapaz de gobernarse a sí misma, que tiene “una tendencia inherente a la vida salvaje y una incapacidad física de civilización”. Uno de los responsables de la invasión, William Philips, había incubado tiempo antes la sagaz idea: “Este es un pueblo inferior, incapaz de conservar la civilización que habían dejado los franceses”.

Haití había sido la perla de la corona, la colonia más rica de Francia: una gran plantación de azúcar, con mano de obra esclava. En El espíritu de las leyes, Montesquieu lo había explicado sin pelos en la lengua: “El azúcar sería demasiado caro si no trabajaran los esclavos en su producción. Dichos esclavos son negros desde los pies hasta la cabeza y tienen la nariz tan aplastada que es casi imposible tenerles lástima. Resulta impensable que Dios, que es un ser muy sabio, haya puesto un alma, y sobre todo un alma buena, en un cuerpo enteramente negro”.

En cambio, Dios había puesto un látigo en la mano del mayoral. Los esclavos no se distinguían por su voluntad de trabajo. Los negros eran esclavos por naturaleza y vagos también por naturaleza, y la naturaleza, cómplice del orden social, era obra de Dios: el esclavo debía servir al amo y el amo debía castigar al esclavo, que no mostraba el menor entusiasmo a la hora de cumplir con el designio divino. Karl von Linneo, contemporáneo de Montesquieu, había retratado al negro con precisión científica: “Vagabundo, perezoso, negligente, indolente y de costumbres disolutas”. Más generosamente, otro contemporáneo, David Hume, había comprobado que el negro “puede desarrollar ciertas habilidades humanas, como el loro que habla algunas palabras”.

La humillación imperdonable

En 1803 los negros de Haití propinaron tremenda paliza a las tropas de Napoleón Bonaparte, y Europa no perdonó jamás esta humillación infligida a la raza blanca. Haití fue el primer país libre de las Américas. Estados Unidos había conquistado antes su independencia, pero tenía medio millón de esclavos trabajando en las plantaciones de algodón y de tabaco. Jefferson, que era dueño de esclavos, decía que todos los hombres son iguales, pero también decía que los negros han sido, son y serán inferiores.

La bandera de los libres se alzó sobre las ruinas. La tierra haitiana había sido devastada por el monocultivo del azúcar y arrasada por las calamidades de la guerra contra Francia, y una tercera parte de la población había caído en el combate. Entonces empezó el bloqueo. La nación recién nacida fue condenada a la soledad. Nadie le compraba, nadie le vendía, nadie la reconocía.

El delito de la dignidad

Ni siquiera Simón Bolívar, que tan valiente supo ser, tuvo el coraje de firmar el reconocimiento diplomático del país negro. Bolívar había podido reiniciar su lucha por la independencia americana, cuando ya España lo había derrotado, gracias al apoyo de Haití. El gobierno haitiano le había entregado siete naves y muchas armas y soldados, con la única condición de que Bolívar liberara a los esclavos, una idea que al Libertador no se le había ocurrido. Bolívar cumplió con este compromiso, pero después de su victoria, cuando ya gobernaba la Gran Colombia, dio la espalda al país que lo había salvado. Y cuando convocó a las naciones americanas a la reunión de Panamá, no invitó a Haití pero invitó a Inglaterra.

Estados Unidos reconoció a Haití recién sesenta años después del fin de la guerra de independencia, mientras Etienne Serres, un genio francés de la anatomía, descubría en París que los negros son primitivos porque tienen poca distancia entre el ombligo y el pene. Para entonces, Haití ya estaba en manos de carniceras dictaduras militares, que destinaban los famélicos recursos del país al pago de la deuda francesa: Europa había impuesto a Haití la obligación de pagar a Francia una indemnización gigantesca, a modo de perdón por haber cometido el delito de la dignidad.

La historia del acoso contra Haití, que en nuestros días tiene dimensiones de tragedia, es también una historia del racismo en la civilización occidental.

Eduardo Galeano

(gracias Mercedes)

Claves de la reforma de la ley de extranjería

12.12.2009 · Guardado en Agendilla

Os invitamos a asistir a la charla sobre la Ley de Extranjería, que tendrá lugar el próximo día 15 de diciembre, a las 8 de la tarde en el Centro Cultural “Caja Granada” de Motril, a cargo de Manuel Lancha, abogado de Andalucía Acoge.

Con la campaña de silencio mediático que están haciendo sobre el tema, creo que puede ser interesante esta charla para enterarnos de lo que ha preparado el gobierno respecto a la extranjería.

Un saludo solidario.

Rafa Martínez
Asociación Akiba – Motril.
Por un mundo más solidario
http://www.akibaenred.org