Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la etiqueta ‘Unión Europea’

en La Arbonaida: El nuevo gobierno de Mariano Rajoy…

03.11.2016 · Guardado en Sin categoría

PRESIDENTA: Angela Merkel VICEPRESIDENCIA, MINISTERIO DE LA PRESIDENCIA Y PARA LAS ADMINISTRACIONES TERRITORIALES: Angela Merkel MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES Y COOPERACIÓN: Angela Merkel MINISTERIO DE JUSTICIA: Angela Merkel MINISTERIO DE DEFENSA: Angela Merkel MINISTERIO DE HACIENDA Y FUNCIÓN PÚBLICA: Angela Merkel MINISTERIO DEL INTERIOR: Angela Merkel MINISTERIO DE FOMENTO: Angela

Cuidado con la cartera

Carteristas

«La UE calcula que los cinco grandes bancos españoles necesitan 26.161 millones de nuevo capital
Sus estimaciones para llegar al 9% incluyen 6.290 millones para hacer frente a la deuda soberana.

– Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank y Popular acaparan la cuarta parte de los 106.000 millones en que Bruselas cifra la recapitalización de la banca europea 
 …/…
 Las entidades españolas acaparan una cuarta parte del total europeo. Y
eso a pesar de que esta vez solo se han tenido en cuenta a cinco
entidades, entre ellas algunas de las consideradas más fuertes de
España, de un total de 70 para toda Europa. En contraste, la EBA calcula
que los 13 principales bancos alemanes solo necesitan recapitalizarse
con 5.184 millones.
»

Ahí los tenemos, son lo más florido y lustroso del honorable sector bancario español.  Esos a cuyo frente hay gestores brillantes, de sueldos millonarios, que se permiten de vez en cuando dar consejos al gobierno sobre por dónde tendría que ir su política económica.
Esta mañana abrirán nerviosos los periódicos para ver el listado completo de premios, pedreas y reintegros, y ver cuánto le ha tocado a su banco en este sorteo extra de la lotería. Porque, se imaginan quién va a pagar esto, ¿no? Y ya saben que los expertos al principio donde dicen “26.161 millones”, luego acaban siendo 50.000 o más….



Fotografía: Carteristas 
Autor: Landahlauts

Europa y Andalucía

«¡Europa, no: Andalucía! Europa es, por su método, la especialización que convierte al individuo en pieza de máquina. Andalucía es, por el suyo, la integridad que percibe al individuo como un mundo completo, ordenado al mundo creador. Europa es el individuo para la masa.
Andalucía el individuo para la humanidad. Europa es el feudalismo territorial e industrial. (…). Nosotros no podemos, no queremos, no llegaremos jamás a ser europeos.
Externamente, en el vestido o en ciertas costumbres ecuménicas impuestas con inexorable rigor, hemos venido apareciendo aquello que nuestros dominadores exigieron de nosotros. Pero jamás hemos dejado de ser lo que somos de verdad: esto es, andaluces».

Are you ready, kids?



«La prima española bate un nuevo récord y llega a los 408 puntos básicos. El diferencial con el bono alemán, que cerró ayer en 387 puntos básicos después de una jornada aciaga en la que superó por primera vez los 400, vuelve a subir a la espera de la subasta de deuda de mañana y de la reunión del BCE.»

vértigo de la altura:
1. m. Psicol. Sensación de inseguridad y miedo a precipitarse desde una altura o a que pueda precipitarse otra persona.
Fuente: DRAE
A estas alturas, tan cerca del precipicio, aún hay quien sigue buscando culpables fuera de España, algunos de ellos resulta muy llamativos: los mercados, las agencias de calificación, China, Merkel, Sarkozy…. una mano negra desconocida…
Lo cierto es que en el Estado español hemos sido durante años los más mediocres de los ricos y pronto seremos los más brillates de los pobres. Nuestros representantes nos incluyeron en ese selecto club de países solventes e industrializados llamado Unión Europea, y cambió nuestra moneda. No subió nuestro nivel de vida, pero sí hubo subidas generalizadas de precios: un café pasó, en pocas semanas, de costar 90 pesetas (54 céntimos) a costar 90 céntimos (150 pesetas).

Durante los años siguientes nuestras Cajas de Ahorros y bancos concedían prestamos hipotecarios de 300.000 euros a personas con contratos precarios a tiempo parcial (insolventes en potencia). ¿Garantías para el cobro? la de la propiedad hipotecada y, generalmente, también avalistas (la banca no podía perder). Consumimos, compramos, viajamos…. Podías escuchar hablar castellano prácticamente en cualquier ciudad del mundo, tal era nuestro afán viajero. En Nueva York fuimos conocidos como los “give me two” porque nuestra ansia consumista y nuestra facilidad para abrir la cartera nos distinguía en los comercios neoyorkinos de los visitantes de otras nacionalidades. Nuestros alcaldes luchaban entre ellos porque inaugurar en su ciudad la obra pública más cara y espectacular, proyectada por el arquitecto más cool. Vivíamos en el país del mundo donde Porsche vendía más unidades de su carísimo modelo Cayene. Eramos un referente mundial en el uso de las carísimas energías alternativas (todas ellas con tecnología extranjera), esas que aún pagamos con subidas desorbitadas en el recibo de la luz. La península se vió cubierta de vías de trenes de alta velocidad que, en muchos casos, paraban en estaciones vacías. Cada provincia tenía, al menos, una universidad pública y un aeropuerto…

¿Y cuál era el origen de tanta riqueza? ¿de dónde obteníamos dinero para tanto despilfarro? De la especulación con el ladrillo. Al menos aparentemente, porque también conseguimos parte de esa abundancia de vivir por encima de nuestras posibilidades, a costa del endeudamiento de las arcas públicas y de que muchos conciudadanos hipotecaran sus vidas a treinta años.
Ese club de ricos al que nos permitieron acceder se motró en realidad como un timo, una verdadera estafa: aquellos a los que tratamos de tú a tú, a los que llamabamos socios, sólo buscaban en nosotros áreas de expansión, un nuevo mercado. A día de hoy no hay nada que nos una a ellos sino la dependencia económica, la empresarial y un montón de deudas (entre otras cosas porque esa Unión Europea está muerta, pero ese es otro cantar).

A pesar de del despilfarro de estos años, habrá quien paranoicamente siga buscando un responsable en el exterior, un “conspirador oculto contra los intereses de Ejpaña”, un responsable de encontrarnos en la situación actual. Lo cierto es que no hace falta irse tan lejos para encontrar unas causas que no están fuera, están dentro. Ese ‘ataque’ sólo responde a la debilidad de una economía carente de tejido productivo y endeudada hasta las cejas. Somos el antílope que, en los documentales de National Geographic, se queda rezagado por débil o cojo… y es el primero en ser alcanzado y devorado por los leones que persiguen a la manada.
Las agencias de calificación no son sino empresas que asesoran a sus clientes sobre qué país es o no solvente para atender a sus deudas, no es nada personal: no hay mano negra detrás. ¿Aún hay a quien le parece extraño que bajen la credibilidad de un país como Grecia, que ha reconocido que no podrá atender los préstamos a su vencimiento?
Esto se llama capitalismo, y estábamos encantados con él mientras nos creímos ricos.
Lo único cierto es que la fiesta acabó y que hay que saldar la cuenta que no pagamos al contado. Y los recibos comienzan a venir ahora. Agárrense, que vienen curvas.
La crísis, la nuestra, la de verdad… está a punto de comenzar. Ahora sí.

(Por cierto, ¿quedaría muy pedante recordar que algunos hace más de un año que lo veíamos venir?)

Fotografía: Vértigo

Cumbre ciudadana para abrir las mentes de los ministros de cultura de la Comunidad Europea: (D)Evolution Summit

Cultura Libre, telegramalifa de Yeray a las 23.03.2010

Lección de democracia

08.07.2009 · Guardado en Sin categoría

Tras el rotundo “NO” el verano pasado, Irlanda volverá a votar el Tratado de Lisboa (remake del antes conocido como Constitución Europea) el próximo dos de Octubre.

Dicen en público: “Será el dos de octubre y esta vez la maquinaria de Bruselas parece haber hecho todos los esfuerzos posibles para que no haya lugar a dudas y triunfe el ‘sí’, pese al ‘no’ abrumador que votaron los irlandeses el verano pasado.”

Después, a algunos gobiernos, por situaciones parecidas, los llaman dictadores y son tiranizados.