Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

Archivo de la categoría ‘Entre bambalinas…’

La UNESCO ha declarado el Flamenco como patrimonio de La Humanidad. Cuentan que la respuesta de Enrique Morente fue: “Lo que deberíamos es declarar a la humanidad patrimonio del flamenco”.

Comparte

Flashmobs en semáforos de Granada

22.06.2010 · Guardado en Entre bambalinas...

Producciones Urgentes, ¡PU!, esta integrado en la actualidad por Elena Benito y Cristina Quijera.
Nace del simple y llano deseo de crear.
De la necesidad de expresión (ex-presión: fuera presión).
De vincular nuestras vidas a nuestras necesidades de creación.

¡PU! quiere ser un espacio abierto a Ideas Urgentes, para que pasen del plano mental a la acción, proporcionando (o inventando) los medios necesarios dentro de las posibilidades que se tenga.
Nos interesa trabajar de esta manera “urgente” la creación artística, expresando una necesidad de comunicar casi inmediata, cercana a la improvisación, la performance, las acciones.
Dentro de este marco, nacen las IUPIS, enfocadas especialmente a la intervención artística en la ciudad.

Intervenciones Urbanas Políticamente Incorrectas Nº 1
22 JUNIO 2010: FLASHMOBS en semáforos
Lugar: Granada

20.00H
PUERTA REAL: batalla acuática
En Puerta Real hay cuatro semáforos, elije uno. La propuesta es acudir con algún artilugio que eche agua (pistola, vaporizador, globos…), lo que tu veas. A las 20.00H, se pondrán los semáforos en verde para los peatones, se oirá un potente grito “¡AGUA!”. Esa será la señal para ocupar los semáforos e iniciar la batalla. Durará 20 segundos, ni mas, ni menos. Cuando el semáforo se ponga en rojo de nuevo, no debería quedar nadie en el paso de cebra. Se disuelve la masa y a por la siguiente.

20.30H
GRAN VÍA: animales cabreados
El primer semáforo de Gran Vía, zona Catedral.
A las 20.30, semáforo rojo para los coches, señal acústica: grito de Tarzán (creo que lo reconoceremos todos). Te colocas la máscara de animal que te has traído escondida. La idea es plantarnos todas y todas en mitad del paso de peatones, de cara a los coches y mantener durante el tiempo del semáforo una actitud desafiante, como a punto de saltar, todo el cuerpo involucrado, una manada de animales variopintos cabreados. ¿Dónde quedaron los bosques? El semáforo dura 23s. Lo mismo que antes, despejamos y nos disolvemos.

21.00h
GRAN VÍA: escuchando al cielo
Último semáforo de Gran Vía antes de la rotonda de Triunfo. La señal será: “mira,mira,mira”.Se trata de ocupar el paso de cebra y quedarse mirando al cielo, como si aparte de ver quisieras escuchar, prestar atención. Y 23 segundos después, lo de siempre, nos dispersamos.

IMPORTANTE: SINCRONICEMOS RELOJES CON ESTE LINK: http://24timezones.com/eu_map/europe_time_es.htm

Hasta aquí nuestra propuesta.
Difúndela a quien creas que le pueda interesar participar.

Payaso

28.01.2010 · Guardado en Entre bambalinas...

payasoEl Payaso no es considerado un personaje, sino la dilatación de la ingenuidad y del ridículo de cada uno de nosotros, revelando la comicidad contenida en cada individuo. Nos posibilita un viaje para dentro de nosotros, a través de lo cómico y de lo patético de la condición humana. Es buscar y encontrar nuestras fragilidades y nuestros miedos, confrontarlos y sacar provecho de todo a través de la risa.

El payaso viene a enseñarnos, y hacernos tomar conciencia, que es necesario reconocer y vivenciar nuestros fracasos de la vida cotidiana. Muchas veces nos vemos atrapados con cosas, como intentar sacar el plástico de un CD nuevo, o dejar caer algo, bajarse para cogerlo y dejar caer otra cosa; y eso nos hace reír, secretamente, pero lo ocultamos, porque buscamos la perfección en tierra de locos. El payaso es una lente de aumento del alma humana, o como dice Ricardo Puccetti, un payaso brasileño, es una reserva ecológica de los valores humanos.

El payaso es un suicida que no quiere, nunca, morir. Pero arriesgase, se entrega, se tira del precipicio, creyéndose un avión. Todo por el público. Su leitmotiv.
No hay reglas y formalidades.
Sin trucos, sin ropas largas, risas falsas y grandes zapatos.

Alexandre Coelho de Oliveira

dibujo: Julio H2O-P

Especial Sziget 2009 y La Fura dels Baus

21.12.2009 · Guardado en Entre bambalinas..., Orgía de corcheas

El verano pasado estuvimos en el Sziget Festival en Hungría, el festival más grande de Europa, y seguramente del mundo. Una semana, 13 escenarios y miles de actuaciones entre las que estuvo la excelente “The Beat of the Forest” de la compañía catalana La Fura dels Baus. De aquel viaje salieron varios artículos que por diferentes motivos no habíamos colgado hasta ahora:

Sziget Festival 2009 – Budapest

Festivaleando por Europa (y 3): Sziget 2009
– Entrevista y artículo: Guixot del 8: Juegos de chatarra mágica
– y algunos artículos antes y durante: Próxima parada: Sziget Festival; Sziget 2009: primeros días; Sziget: Un esbozo; Sziget 2009: bye, bye Budapest;
La Fura dels Baus: Entrevista con Miki Espuma, director de la obra; Entrevista con Raúl Vargas, actor de La Fura; artículo La Fura dels Baus: Sentimiento.

Por otro lado, estamos estudiando la posibilidad de organizar un taller en Motril con La Fura dels Baus durante una semana y preparando una obra que se estrenaría el último día del taller. Si te interesa y quieres recibir más información ponte en contacto con nosotros: alifa(arroba)gmail.com

High Resolution Press Images:

[+] 4203529509_38282bdff9.jpg
[+] 4204288706_f6e54e0b02.jpg

La Fura del Baus: Sentimiento

Sziget 2009 - La Fura dels BausLa Fura del Baus no se siente ni se ve igual de una vez para otra. En este festival tuve la ocasión de verlos en escena dos veces. El mismo espectáculo no es el mismo espectáculo dos veces. Y menos después de conocer a Micky Espuma, el director de la producción que pudimos disfrutar en el Sziget. Supongo que tendrá magia especial para hablar con las personas acerca de su trabajo, y con las mismas palabras que dirige a sus actores para que ellos se metan en el papel en menos de 2 días, cuando se escucha el entusiasmo que transmite, pasas a ser tú también un actor de la fura para los siguentes minutos de espectáculo. Y es una sensación única.

También pudimos contar con la maravilla de hablar con algunos de esos actores que dejan piel y alma entre los árboles y las miradas.

Los árboles soplando ruidos de llanto y risa, tienen ojos que miran al corazón de la tierra. Cantan los vientos de tormenta y de noche, la oscuridad se recrea su espacio místico de espiritualidad natura. Gritos de mujeres entonces, y fuego, y gritos y ya, algo más fuerte que el pánico, pero desquitando el elemento miedo. Algún sentimiento nervioso se apodera del espectador que vive entre los actores aquellos momentos. La fura no es para ver el espectáculo sentado desde la grada o desde el suelo o desde una butaca real o imaginaria. Si había alguien que estaba sentado, que se levante. No es para ver, es para vivirla.  Pero eso se entiende cuando te convulsiona por dentro el sentimiento furero, y los que quedaban sentados en la tierra daban saltos tras los actores.

Una procesión de figuras blancas con colas largas se desplazan al centro del bosque, escupiendo leche, mojando cámaras y bautizando risas. Llegan a una estructura metálica cuadrada. Suben y bailan y juegan y sienten a contraluz. Luces y fuego y cuerpos.

Los actores, no son actores. Esto pasa de verdad. Los espectadores tampoco son espectadores, también sienten de verdad.

Tan de verdad es todo , que el agua moja. Que un cubo de agua empapó mi lugar, a mí y a mi cámara. Pero el enfado se pasa. Rápido secas y rápido te contagias otra vez de estar dentro del espectáculo. Debería describirlo con objetividad periodística informativa pero no puedo: es sentimental, emocional y enorme.

Y aún me sorprenden los detalles que se descubren por atrás. Como que sólo fueron cuatro días -ni más ni menos- de ensayo. Entonces comprendes que de verdad es algo que está pasando cuasi improvisado, casi que no, porque ocurre. No podría ser de otra forma. No se puede hacer vivo un espectáculo cuando solamente se actúa como un teatro. Esto no es cine, no es teatro. Es La Fura del Baus. Que se queda con los corazones de los espectadores, que los convierte en actores. Que cambia los límites y los conceptos.

Sziget Festival
Budapest, 2009

Irene Fernández Arcas

Sziget Festival 2009 – Budapest

Festivaleando por Europa (y 3): Sziget 2009
– Entrevista y artículo: Guixot del 8: Juegos de chatarra mágica
– y algunos artículos antes y durante: Próxima parada: Sziget Festival; Sziget 2009: primeros días; Sziget: Un esbozo; Sziget 2009: bye, bye Budapest;
La Fura dels Baus: Entrevista con Miki Espuma, director de la obra; Entrevista con Raúl Vargas, actor de La Fura; artículo La Fura dels Baus: Sentimiento.

Por otro lado, estamos estudiando la posibilidad de organizar un taller en Motril con La Fura dels Baus durante una semana y preparando una obra que se estrenaría el último día del taller. Si te interesa y quieres recibir más información ponte en contacto con nosotros: alifa(arroba)gmail.com

Entrevista con Raúl Vargas, actor de La Fura dels Baus

Raúl Vargas es uno de los actores de La Fura del Baus que dejó su piel e invadió con sus sensaciones Budapest.

Él es natural de Granada y se emocionó al encontrar tan lejos a prensa de su tierra.  Además de contagiar en el espectáculo a todos con una gran sonrisa  y  grandes sensaciones que escupía por cada poro de la piel, Raul es una gran persona fuera de la Fura, fuera de cualquier personaje escénico. Cuando acabó esa noche The Beat of the Forest (la última actuación, el último día de festival), aunque nos acabábamos de conocer, vino corriendo y  abrazó “¿qué tal ha estado?”, preguntaba. Casi llorando, casi al borde de la carcajada. Increíble. Y con la misma delicadeza que trató sus movimientos dentro de la escena, contestó las preguntas, con alegría y buenísima gana.

– ¿Cuántos años llevas en La Fura del Baus? Cómo llegaste, qué otros espectáculos has realizado con ellos…
“Yo llegué a La Fura en el 2004 previo casting, el espectáculo se llamaba OBIT; hizo gira europea y también llegó hasta Méjico, Chile y Argentina. Lo dirigía Pera Tantiñá. Es otro director artístico de La Fura. Fue un espectáculo poco transgresor, algo poco habitual en esta compañía. Provocaba a su paso algo muy fuerte y diferente allá dónde íbamos. A mí en Buenos Aires un espectador me golpeó en la boca y me pusieron 3 puntos de sutura, me gritaba y me decía que por qué lo había engañado, era parte de la trama del espectáculo les dábamos un referente, un objetivo y luego desaparecíamos. A partir de ese momento he seguido trabajando con ellos. Pero sin golpes.

Lo que vengo realizando con La Fura son estos macros que tu vistes -refiriéndose al espectáculo de The Beat of the Forest, que hicieron en Budapest- no con el mismo guión pero sí que con los elementos escenográficos.

Con Pera Tantiñá y otro actor de La Fura, Amadís de Murga, hemos puesto en marcha lo llamados workshop: consisten en una semana de teatro de leguaje furero con un pequeño taller como resultado final. En abril estuvimos en Granada en ESCÉNICA, con un resultado bastante satisfactorio”.

-¿Trabajas en otros proyectos o compañías además de en La Fura del Baus?
“Bueno a parte de trabajar con La Fura también estoy con una compañía Argentina llamada VOALÁ. Ahora mismo estamos inmersos en una gira que nos llevará hasta Corea del Sur. Es una compañía de espectáculos aéreos con 8 actores bailando tangos, y danza contemporánea; abajo, en el suelo, hay cuatro músicos: Bandoneón, guitarra, cantante de lírico y un cantante de tangos”.

-¿Qué encuentras especial en La Fura del Baus en relación con otros trabajos escénicos o compañías?
“La diferencia que existe entre La Fura y el resto de la compañías es que, sobre todo a la hora de crear tanto el personaje como el guión, te sientes partícipe de todo, es decir, sabes como funcionan todos los elementos que usas en escena, puedes hablar del guión sin temor de censura, conoces. Y básico, el personaje sale de tí, no está mal ni bien: es tu personaje lo has creado bajo las pautas que te han dictado y tu sólo debes tener valor y controlar tu energía hasta el final. El resto te lo da el público ya que usamos la interacción como alimento energético y espiritual durante el show. Te aseguro que es algo muy difícil de expresar con palabras.
Y ni que decir tiene que un tanto por ciento bastante grande de los espectáculos que realiza La Fura van acompañados de magníficas imágenes, luces y música”.

– Micky Espuma se estrena por segunda vez como director en la compañía. ¿cómo es trabajar con él?
“He tenido la suerte de trabajar en los dos espectáculos que ha dirigido Micky Espuma, el primero en Singapur y este último que ya conoces.
De uno a otro Micky ha madurado bastante; el primero tuvo una crítica buenísima en la prensa y éste último parece ser que está logrando que esto sea siempre así. Ojalá.
Micky es un hombre pasional aguerrido a sus ideas. Al ser músico tiene una visión de las cosas que yo, como actor, no las diviso y eso hace que su trabajo tenga muchos mas colores a la hora de realizar el guión y dar pautas a los actores. Es un hombre con mucha energía, cariñoso y sobre todo si la caga lo reconoce. Es como un padre (risas). Si algo  se le puede criticar es su pasión a veces descontrolada. Pero claro si no fuera así no sería uno de los directores de La Fura.
Micky es un fenómeno, peculiar y en extinción”.

-¿Qué has sentido realizando este espectáculo?
“En el espectáculo, desde que tuvimos la primera reunión en Barcelona hasta hoy, se han ido interiorizando distintas sensaciones. Pero hasta que no lo haces, todas las reuniones y ensayos realmente están lejanos de la realidad. Todos los días que actuamos a nivel personal fue muy distinto; hubo un día que cuando acabamos el show, todos los integrantes compartimos la misma sensación. Nos miramos y nos felicitábamos: habíamos sentido algo maravilloso. Fue increíble ya que fue un día mágico. El público, la luna no sé…
Realizar el espectáculo ha sido bastante envolvente como actor. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto, me sentía libre con algo hermoso que contar. En todas las escenas nuestro estado de ánimo cambiaba de una manera animal y por supuesto feliz, muy gozosa. Aquí me gustaría agradecer a Juan Navarro ayudante de Dirección de Micky su trabajo meticuloso y efectivo, que por cierto es de Granada”.

-Se dice que en La Fura del Baus no se actúa, todo pasa. ¿qué ha pasado estos días?
“Pasar bueno ha pasado el tiempo y una experiencia que contar. Yo me quedo con la cara de la gente, las felicitaciones que nos llegan y sobre todo la buena voluntad de toda la gente que nos ha ayudado a hacer posible este espectáculo. Existían 52 figurantes y 16 actores, todos de Hungría. Desde Barcelona muchas gracias a todos ellos”.

-¿Cómo os ha tratado Budapest? ¿Cómo ha sido la experiencia?
“Uno se lleva grandes emociones de conocer otros pueblos, saber de sus gentes, es increíble. Para mi es de las cosas más hermosas que me han pasado en este festival”.

Entrevista y foto por: Irene Fernández Arcas

Sziget Festival 2009 – Budapest

Festivaleando por Europa (y 3): Sziget 2009
– Entrevista y artículo: Guixot del 8: Juegos de chatarra mágica
– y algunos artículos antes y durante: Próxima parada: Sziget Festival; Sziget 2009: primeros días; Sziget: Un esbozo; Sziget 2009: bye, bye Budapest;
La Fura dels Baus: Entrevista con Miki Espuma, director de la obra; Entrevista con Raúl Vargas, actor de La Fura; artículo La Fura dels Baus: Sentimiento.

Por otro lado, estamos estudiando la posibilidad de organizar un taller en Motril con La Fura dels Baus durante una semana y preparando una obra que se estrenaría el último día del taller. Si te interesa y quieres recibir más información ponte en contacto con nosotros: alifa(arroba)gmail.com

High Resolution Press Images:

[+] 4204285148_49b95c2981.jpg

La Fura dels Baus: entrevista con Miki Espuma

Miki Espuma, director de La Fura del Baus
SZIGET FESTIVAL
, Budapest, 18.06.09 (ver artículo sobre Sziget)


Apasionado y único, el espectáculo “The beat of the forest” (El Latido del Bosque) nace en el corazón de Miki Espuma y vive en los que trabajan en esta producción de La Fura del Baus y entre su público, en Budapest. Los actores desarrollan en sí  mismos este latido y tú, como público, lo sientes, lo tragas, y lo gritas también.

Una entrevista con Miki es un torbellino de respuestas encadenadas y anécdotas, y sobretodo, de emoción en las palabras. Transcribir pues, sus palabras, sin poder adjuntar su voz rasgada, su sonrisa grandiosa, sus ojos brillantes, y el tono y exaltación que pone a cada una de las sílabas, ha sido tarea complicada. Pero, imaginemos que todos tenéis cerca un poco de polvos mágicos para hacer que esta entrevista que leéis, se parezca un poco a lo que sucedió, tan solo media hora antes del último espectáculo de La Fura del Baus en el festival Sziget, en Budapest….

– ¿En qué consiste el espectáculo?

“Hemos hecho una producción especial para ellos. Yo vine a Sziget el año pasado, me enseñaron el espacio, vi el bosque que rodea esto y me quedé alucinado, así que quise hacer algo usando los árboles, y usando el suelo, la energía de los árboles, y de la tierra… muy natural. Una ceremonia que trabajara esas ideas. La fuerza telúrica, sobre todo, y las mujeres que tienen un protagonismo importante. Y también la Música, trabajar con melodías muy claras para los húngaros. Es como si en España pusiéramos El Amor Brujo de Falla. Me gustó recoger trozos de compositores de Hungría. Estuve escuchando mucha música clásica. Ellos me regalaron también música pop de aquí, que hay mucha… o compilaciones muy divertidas que tenían folk, heavy, jazz… son muy buenos músicos. Pero yo me dije: ‘voy a meter mi ruido habitual de Fura con melodías que sean reconocibles para ellos’. Y de ahí ya salté a la idea de colaborar con una cantante de aquí, lo que ha sido muy gratificante, porque la cantante es  muy pasional y enseguida entró en el juego. Nos conocimos en mayo aquí y  hemos ido trabajando la canción por internet, por MP3, yo te envío el tema, tu me envías la voz, y así…”

– ¿Qué fue lo más dificil de esa preparación del espectáculo?

“La verdadera dificultad es cuando llegas aquí: lo primero el idioma; pero bueno, con inglés vas tirando. Y después también lo atípico de un grupo de teatro como el nuestro, que necesita una producción muy potente, en un festival de rock, que no es la costumbre; en realidad lo máximo que había de teatro era una carpa de circo. Pero aquí necesitábamos una infraestructura potente que venga detrás, como la grúa… y por ejemplo el gruero es un hombre húngaro que no habla nada de inglés, así que para dar una orden de movimiento a este hombre tiene que pasar primero por cuatro canales: el de nuestro técnico, la traductora, el que manda la orden y el gruero…  así que a veces das una orden y tarda 20 segundos mínimo en llegar.

Los primeros ensayos fueron muy duros, y no solo por este hombre, también hay más personas de Hungría trabajando con nosotros: los extras para hacer la red humana y chavales de arte dramático para hacer las escenas de suelo… pero con ellos ha sido lo más fácil: el contacto directo con la gente ha sido estupendo… míralos ahí llegan parte de los actores húngaros –y se dirige a ellos en inglés: – ‘Come on! last day! dont cry, dont cry!’. (Vamos! ¡Es el último día! ¡No lloréis!)

Con esta gente super bien, enseguida entran en el juego, y en las fotos que he visto sobre estos días es como si ya tuviéramos fureros húngaros, ¡es casi para montar una compañía en Hungría y seguir el trabajo con esta peña!”

– Cuéntanos cómo creció esta idea de colaborar con la cantante de Hungría.

“Ellos me pasaron material de varias cantantes… me enseñaron una cantante gitana que es… ¡un monstruo! Una mujer que tiene una voz…! Que parece una vieja, y yo quería aquella, porque era una cosaaa, pero ella misma no estaba muy convencida, muy gitana, muy fíngara. La misma directora del festival dijo: ‘es que hemos hecho alguna cosa con ella y ¡no viene!, no se presenta’. Le da la gana y no va. Así que la directora nos presentó a Esther, que a decir verdad, quizás en ese momento no me gustaba tanto su voz , pero me enamoró porque es que tenía muchas ganas de hacerlo. Ella decía ‘yo me meto, hago lo que sea’. Le dije: ‘bueno, tienes que cantar a siete metros’, y ella ‘bueno, no lo he hecho nunca ¡pero lo haré!’. Y los primeros días estaba cagadita, pero ahora la ves y está ahí super bien, como una reina. Ha sido una relación de amistad, y una colaboración pasional, que es lo que yo quiero, que tengas ganas de hacerlo. Si no tienes ganas, te vas. Aquí hay que estar muy seguro de que lo haces, y aquí todo el mundo lo está, y se nota”.

– ¿Cómo surgió actuar aquí en un festival, colaborar con Sziget?

“Vino de ellos, ellos nos llamaron. El año pasado nos invitaron para ver el espacio, hablar con ellos, explicarle un poco como es nuestro trabajo.

La verdad es que el festival nos ha cuidado mucho. El antiguo director ha apostado mucho por nosotros, y si no llega a ser por él, La Fura no está aquí.

Además hemos colaborado con jóvenes húngaros porque La Fura tiene dos escenas que siempre se utilizan, que son también las que te obligan un poco a colaborar con gente del lugar: la rueda y la red humana. Esas escenas nosotros las vamos repitiendo en diferentes sitios, como escenas “standard”, muy espectaculares. Pero luego estas escenas se introducen en el guión y ahí es donde tienes que trabajar especial para cada lugar y espectáculo. Lo hemos hecho en Singapur, en Taiwan, en Alemania, en Chile hace poco, en México…. bueno espera, en México no se han hecho aún movidas de calle. En los 80 hicimos una cosa que ya tenía un poco que ver con lo que después serían este tipo de espectáculos, en uno de los edificios de DF de los que se cayeron con el terremoto; era un edificio de 30 pisos de los que solo se veían 17 porque los demás estaban enterrados entre escombros. Digamos que hasta entonces hacíamos espectáculos en sitios cerrados y ya empezábamos a hacer cosas en la calle, pero a ver, es que todo esto es como un boomerang, tiras y vuelve!”

Pues cuéntanos un poco de historia…

“Nosotros empezamos en la calle. En los primeros años, del 79 hasta el 84, éramos un grupo de calle puramente, con disciplina de circo: malabarismos, acrobacia…poco a poco el grupo fue encontrando su propio lenguaje, su propio estilo… y fíjate, los primeros sitios donde ya trabajamos nuestros espectáculos que le llamamos lenguaje furero fue en el Rey chico, en Granada, en el año 85 creo… me han dicho que el rey chico es ahora un centro de arte, y creo que La Fura tiene que ver algo con eso, el hecho de haber utilizado el espacio y que después los políticos lo hayan visto, quizás….  (mira hacia un lado y revuelve en sus memorias), es un lugar mágico de Granada, con la Acera del Darro, y la Alhambra… ¡Bueno para mí es emblemático! Porque lo recuerdo como un sitio de nuestro principio, cuando dimos el salto ese de trabajar en la calle a ya empezar con nuestro propio estilo y nuestra manera… Lo de las olimpiadas en Barcelona fue un puntazo de popularidad, pero yo no creo que sea lo más representativo del grupo, quizás sí lo más conocido pero no lo más representativo”.

– ¿Cuánta gente conforma La Fura del Baus?

“Nosotros somos 6 miembros originales desde el 79, que estamos trabajando 30 años juntos…  cuando el grupo empezó eramos 9, pero 3 ya han seguido su propia historia, en 30 años pasan muchas cosas… Y ahora estamos 6, que también es mucho. A partir de las olimpiadas cada uno empezó a buscar sus propias ideas y a crear sus propios equipos para hacer sus producciones. Poco a poco, tampoco es que en un año se haga todo, pero poco a poco vas encontrando un sistema de trabajo diferente, y por ejemplo este año se han hecho 6 producciones, porque cada uno de nosotros tira palante un proyecto. Pero eso no quiere decir que perdamos nuestra historia de discusión, y trabajo y de intentar seguir con nuestra estética y nuestro estilo común.

Ahora mismo hay 3 cosas tirando al mismo tiempo: esto; una ópera y un espectáculo de teatro de texto, con butacas.

Digamos que el grupo se ha multiplicado, podíamos decir que somos una casa de producción, que vamos realizando proyectos, con buena voluntad.

Ahora ha bajado mucho el nivel de producción porque todo el mundo llora mucho con el tema de la crisis. En los 90 se podían hacer producciones con mucho dinero, y ahora ya hay que ajustarse el cinturón, y te vas buscando la vida… (sonríe, aunque se podría decir que no deja de sonreír)

– ¿Cuánta gente hay en esta obra trabajando?

“Nosotros hemos traído 19 entre técnicos, ocho actores, gente de producción , vestuario, luces… y después hay 54 personas de red humana, 16 actores húngaros y mogollón de equipo técnico de aquí… no los he contado pero debemos estar 150 personas trabajando aquí”.

– ¿Cómo se selecciona la gente que participa, cómo trabajáis con ellos?

“La mayoría de gente llevan muchos años con nosotros, el que menos lleva 3 años. Son gente que están plegadísimos, curtidísimos, no hace falta trabajar demasiado con ellos; cuando les cuentas una idea enseguida se meten dentro y trabajan de maravilla. La Fura en 30 años  ha ido haciendo paquete de gente, digamos. Pero son actores libres, cada uno vive sus historias, tiene sus propias producciones.. Samuel (un actor que nos ha presentado anteriormente) acaba de ganar un premio de danza aérea… todos tienen sus propias historias. Cuando los llamamos vienen, hacemos dos o tres días de reuniones en Barcelona y palante!

– ¿Cual es el sentimiento interno de éste espectáculo?

“Es un rollo muy telúrico, muy de la tierra. Creo que es un espectáculo que empieza en la tierra y acaba en el cielo… tampoco quiero caer ahora en el rollo de ser pedante, intelectual explicar una historia pasadísima… pero creo que hemos conseguido un sentimiento que sin ser demasiado explícitos, explica esta relación de la gente, del ser humano, con el suelo, con la tierra, y la capacidad de espiritualizarse, pero ya hemos construido una ceremonia. Esto es algo ya muy típico de La Fura desde los 80, una ceremonia sin tradición: un rito que no existió nunca, te lo inventas. Pero que tiene además guiños de semana santa andaluza, fuego valenciano… todo lo que nosotros tenemos en la barriga, que conocemos desde niños… pero además mezclado con su propia historia.  Yo creo que la mezcla de esta ceremonia, la música y la colaboración de la gente húngara  hace una combinación muy especial, que consigue un climax que casi emociona… cada noche se me ponen los pelos de punta… Una ceremonia ritual que mezcla lo antiguo con lo moderno. Sin ir demasiado lejos, porque después vendría otra persona y te explicaría un rollazo teórico insoportable… yo simplemente lo que quiero es que la gente lo sienta y disfrute, ¡que se le ponga la piel de gallina! Eso es lo que persigo”.

Miki hace otro corte porque llegan más actores para empezar a ensayar pronto, se dirige a nosotros y dice: “mira la relación: actores de todas partes, ¡mira que buen rollo! –declara orgulloso, y nos presenta a un actor de Granada, Raul. “Mira, ven, prensa  Granaina!

– Hablando un poco de los actores y de ese climax, creo que aquí se intenta transmitir algo muy subjetivo, involucrar… ¿Cómo has visto la reacción del público en ese sentido?

“Empiezan un poco despistaos. La gente se va adaptando a medida que pasa el espectáculo. Mira que les decimos que no se sienten, a los que están en el llano.. pero claro esta gente llevan aquí cuatro días de vinos, de fiestas… entonces cuando sube la acción no hay más remedio que levantarse, osea que no hace falta decirlo. La gente se va adaptando. Hay una introducción larga, que es lo que yo he querido trabajar con los árboles y el sonido y tal, pero que a nosotros nos viene muy bien porque la gente acaba de ver conciertos que acaban a las 11 y va terminando de venir.. son 10 minutos de latido de bosque, de beat in the dark... Estuvimos discutiendo si era demasiado largo o no, pero yo creo que no… crea una atmosfera, que va contagiando a la gente, y cuando llega la acción la gente ya está dentro. Me parece adecuado para el sitio, y no sé, se van adaptando, y al que no se adapta pues le cae un cubo de agua (¡y además de verdad!).

Ha ido pasando poco a poco… los primeros días más frío y ayer era.. un fiestón del público, maravilloso.

– ¿Cuánto tiempo lleva crear todo esto?

El currazo más grande aquí ha sido la composición musical, porque todos los temas son nuevos, y además en esa linea de coger melodías clásicas de compositores. El año pasado vinimos, se hizo el primer guión esquemático de la idea, y a partir de Mayo que ya hicimos la visita técnica, hablamos con el jefe de pirotecnia, luces todo eso… diría 4 o 5 meses. Pero vaya, desde el año pasado que estoy dándole vueltas al asunto. Pero tampoco puedo decir un tiempo definido, en esto te vas metiendo, es también una gran parte de inspiración. Si la idea está clara y todo el  mundo la ha entendido, la haces. Y sobretodo, hay que poner énfasis en los 4 días de ensayo: sábado, domingo lunes, martes y ya el miércoles que fue el estreno. Es el momento en el que te la juegas, porque si no encuentras a la gente adecuada, o el espacio no cubre lo que esperabas…

¡De esos 4 días aún estoy afónico!

– ¿ Y tu experiencia como director?

Esta es mi tercera producción como director de escena, yo soy compositor musical. Yo hasta ahora vivía muy feliz porque componía la música para los espectáculos de mis socios, de mis colegas. Y venía, pinchaba mi música o tocaba en vivo, y siempre le buscaba la vuelta, porque buscaba músicos del sitio, siempre hemos tenido relación con músicos del sitio… pero ya está, no me había metido en la dirección de escena. Y  los dos últimos años ya he decidido que sí, que ya me toca, que lo he visto hacer a mis amigos toda la vida y ahora quiero yo también, divertirme…. y sufrir. Lo que no sabía yo es que tu eres como el pararrayos: todos los problemas llegan a ti. De repente TODO ….booom! Pero es muy satisfactorio, te quedas agustísimo si sale bien…

Lo que había hecho hasta ahora era poca cosa.. el año pasado un espectáculo en  Singapur y hace mucho tiempo hice también una cosa que se llamaba el latido de la bestia, el latido también, yo supongo que tengo fijación por los latidos, es una cosa que me gusta… Pero poco más. Solía dar mi opinión en los otros espectáculos pero no recibir la responsabilidad de una dirección de escena , y aquí ha sido casi mi segundo bautizo, porque lo de Singapur fue una cosa relativamente sencilla… ¡aquí me he metido en un lío!

¿Dónde podremos ver a la Fura con Miki la próxima vez? Cuéntanos un poco qué te traes entre manos…

“La próxima: veniros a Australia. No esta del todo cerrado, pero a final de agosto me voy para allá, a empezar como aquí: a ver el sitio, conocer a la gente… quieren que tengamos una historia con la cultura aborigen, percusión, didgeridoos… Ya estoy pensando en ello. Creo que voy a hacer alguna cosa aún más antigua que esto, antiguo en el sentido de profundo… de hondo, mi fijación es la energía que desprende la tierra y la relación que tenemos nosotros con el planeta. Lo que nos da el planeta y lo que nosotros damos, y que mucha veces la gente no quiere saberlo, porque parece que vivamos apartados del planeta, como si fuéramos dos cosas distintas. Y mi filosofía es que somos como las células de un cuerpo, si falla una falla todo. Nosotros sólo somos un trocito pequeño de todo lo demás, y como dice Voltaire, somos un trocito pequeñito que si viniese un extraterrestre  y nos viera, en comparación con las cosas grandiosas que hay… somos como una cagadita de paloma. Y por eso tienes que estar bien, porque es que además todo esto te condiciona: si el planeta está bien y tú estás bien con el planeta, vives de otra forma y estás en otro estado con las cosas. Yo quiero que mis espectáculos digan eso. Yo creo que La Fura siempre ha ido por este lado, en una forma muy carnal de entender el teatro en relación a lo físico, a lo material: a la tierra, al agua, al fuego, a la pintura… todo ES, no hacemos teatro. Vivimos una historieta, un sueño, una aventura, aquí con todos los demás. Me gusta pensar que no estamos actuando: lo que pasa, pasa de verdad. Si la actriz baja por la pendiente tirando leche: coño, es leche y está bajando la pendiente, ¿no? no está representando ninguna mentira, todo es verdad. Es otra forma de entender el teatro, ni mejor ni peor . También nos gustan otras cosas, nos hemos metido en producciones con puro teatro con texto, o de opera, o cuando hicimos la película…ya son lenguajes diferentes. Este que estamos haciendo aquí es el más parecido al que hacía La Fura en los 80, en el sentido de tocar a la gente: pierdes la frontera entre el actor y el espectador, no hay frontera, no hay butaca, se pierde el espacio físico y eso a mí me encanta. El público es actor, es parte del espectáculo.

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Entrevista y fotos por: Yeray Castro e Irene Fernández Arcas

Sziget Festival 2009 – Budapest

Festivaleando por Europa (y 3): Sziget 2009
– Entrevista y artículo: Guixot del 8: Juegos de chatarra mágica
– y algunos artículos antes y durante: Próxima parada: Sziget Festival; Sziget 2009: primeros días; Sziget: Un esbozo; Sziget 2009: bye, bye Budapest;
La Fura dels Baus: Entrevista con Miki Espuma, director de la obra; Entrevista con Raúl Vargas, actor de La Fura; artículo La Fura dels Baus: Sentimiento.

Por otro lado, estamos estudiando la posibilidad de organizar un taller en Motril con La Fura dels Baus durante una semana y preparando una obra que se estrenaría el último día del taller. Si te interesa y quieres recibir más información ponte en contacto con nosotros: alifa(arroba)gmail.com

Festivaleando por Europa (y 3): Sziget 2009

Sziget Festival 2009 – Budapest

Festivaleando por Europa (y 3): Sziget 2009
– Entrevista y artículo: Guixot del 8: Juegos de chatarra mágica
– y algunos artículos antes y durante: Próxima parada: Sziget Festival; Sziget 2009: primeros días; Sziget: Un esbozo; Sziget 2009: bye, bye Budapest;
La Fura dels Baus: Entrevista con Miki Espuma, director de la obra; Entrevista con Raúl Vargas, actor de La Fura; artículo La Fura dels Baus: Sentimiento.

Por otro lado, estamos estudiando la posibilidad de organizar un taller en Motril con La Fura dels Baus durante una semana y preparando una obra que se estrenaría el último día del taller. Si te interesa y quieres recibir más información ponte en contacto con nosotros: alifa(arroba)gmail.com

Como más vale (muy) tarde que nunca. Aquí va el último artículo sobre festivales europeos:

¿Cómo explicar la increíble experiencia de un festival tan inmenso como el Sziget? ¿Qué cosas destacar de las cientos que vimos -o de las miles que no pudimos ver-?. Es dificil resumir en unas pocas líneas lo que fue este festival, el más grande de Europa y, tal vez, del mundo. Ahí va un intento:  18 ediciones. más de 300.000 m2 en una isla en mitad del Danubio, en una ciudad como Budapest, la más occidental de oriente y la más oriental de occidente. Cientos de miles de personas de todas las nacionalidades. Trece escenarios principales (más decenas de casetas y escenarios improvisados). Juegos, talleres, exposiciones, conciertos, bailes, pasacalles, teatro, magia… magia es la palabra que podría resumir las sensaciones de esta intensa semana de fiesta y descontrol.

El viaje comenzó el domingo desde Stuttgart (Alemania). Tras 10 horas de coche compartido hasta Budapest, llegamos al festival. La zona de acampada ya estaba abierta, pero había que pagar 12€ extra, ya que ni la entrada ni el pase de prensa daban acceso hasta el lunes (día -1 del festival), así que con dos alemanes que viajaban conmigo decidimos acampar fuera y esperar al día siguiente. En la isla, al otro lado del puente, ya se escuchaba fiesta. A primera hora del lunes, entré y me puse a buscar sitio para acampar. La isla era inmensa y había gente por todos lados. La peña acampaba en cualquier sitio, junto a los escenarios, tras las casetas y puestos de comida, entre los árboles o a orillas del río. Aunque había una zona más o menos delimitada, nadie controlaba donde te ponías.

Tras encontrar un sitio con sombra y más o menos apacible (o eso pensaba yo, ya que resultaría que el after estaba a pocos metros y funcionaba 24 horas non-stop), me encontré con un grupo de gente de Toledo con la que había quedado por Internet, montamos la base nos pusimos a dar vueltas por la isla mientras bebíamos cerveza y comenzábamos a conocer peña; los operarios, mientras, terminaban de montar casetas, puestos y escenarios. Este día -1, apenas había unos pocos conciertos en el escenario principal, pero las barras con música ya estaban funcionando <i>a jierro</i> y la peña andaba ya loca por el recinto. El martes, día 0, había algo más de actividad y por la tarde comenzaron unos conciertos contra el racismo, y a la noche en el escenario de jazz nos deleitaron varias bandas locales con su mejor música.

Sziget 2009: Guixot de 8

El miercoles comezó el festival en sí, con sus trece escenarios funcionando y miles de actividades por cada rincón. Pudimos ver entre otros a Ska-P que se dieron un conciertaco (uno de los más llenos) y Calexico. El jueves estuvimos viendo los juegos de habilidad e ingenio de Guixot de 8 y el concierto de los alemanes Die Toten HosenBloc Party (cojonudo), pero nos perdimos a Fatboy Slim que lo cambiamos por la genial actuación de la Orquesta Buena Vista Social Club y por la obra de teatro/performance de La Fura dels Baus, “The Beat of the Forest” (El Latido del Bosque) en la que el compositor Miki Espuma se metía por primera vez a dirigir una obra de este calibre. Por el camino paramos un rato en una interesante banda de rock húngara, Quimby, que tenían al público alborotado. Al día siguiente, viernes, empezamos con una rueda de prensa del equipo del festival donde pudimos hablar con el director de PECS 2010 -ciudad que será capital europea de la cultura el año que viene- y que hasta este año se encargaba también de dirigir el Sziget. A continuación nos dieron una visita guiada a la isla, aunque realmente no vimos mucho más de lo que ya habiamos visto, eso sí, nos contaron algunas anecdotas interesantes como el After Hour que no cierra nunca (ni cuando el festival acaba) porque es una discoteca que está ahi todo el año y al festival le viene de perlas. Antes de iniciar la ruta pudimos ver un poco de la actuación de los ucranianos Haydamaky que con sus ritmos balcánicos hacían vibrar al numeroso público que ya se aglutinaba delante del escenario principal a pesar de la hora que era. El resto del día se presentaba ajetreado, muchas bandas interesantes a la vez, y había que elejir.

Los australianos Jet estuvieron geniales, cosa que no puedo decir de los británicos Primal Scream que más bien me aburrieron, luego vendría la tralla electrónica con Pendulum y The Prodigy. Justo después, corriendo hacia Muchachito Bombo Inferno que daría uno de los mejores conciertos que le he visto, y se colaría media hora sobre el horario previsto. A continuación Erik Sumo Band sonaban bastante bien, pero después de tanta tralla nos resultaron tranquilones, así que tratamos de llegar al francés DJ Click, pero no nos dio tiempo.

Durante el día nos perdimos otras actuaciones que nos hubiese gustado mucho ver, pero que era imposible estar en todos sitios a la vez: La Troba Kung-Fú, Brujería, Birdy Nam Nam… El Sábado tocó casi monográfico de rock británico en el escenario principal con los interesantes The Subways, Editors que no estuvieron nada mal, Klaxons que me gustaron mucho, Manic Street Preachers que me aburrieron hasta el infinito, aunque me sirvió para descansar un poco de cara a Placebo que, igual que en el Rock am Ring, volvieron a salirse en el directo. Para rematar nos fuimos corriendo a ver los franceses Babylon Circus que tenian la fiesta montada en una carpa a reventar de público. Después nos fuimos a ver al español DJ Lord Sassafras, con sus ritmos balcánicos y mestizos y con el que pudimos hablar después del show. El domingo, último día, las fuerzas empezaban a flaquear y nos lo tomamos con más calma y solo vimos el concierto de los repetitivos The Offspring para a continuación volver al escenario de La Fura dels Baus para hablar con el director del espectáculo, Miki Espuma, y volver a ver el show, lo cual fue una gran decisión, porque a diferencia de la vez anterior, el público estaba más entregado y no tuvieron problemas técnicos, pudiendo culminar el fin del espectáculo tal y como estaba planeado. De ahí nos fuimos a Lord Sassafras, que repetía esa noche, nos tomamos unos palinka (licor típico húngaro) acompañádos de Miki y seguimos a la carpa electrónica para acabar al amanecer tirados en la carpa chill out comiendo un crep.

Y así acabó el maratoniano festival. Una semana bestial en la que nos lo pasamos genial, conocimos gente de todas partes del mundo, descubrimos bandas y nos corrimos toda la juerga que nos permitió el cuerpo.

Aunque le pondría algunas pegas a algunos aspectos (servicios muy apartados, demasiados vehículos circulando en el interior, atención médica regulera y demasiado esparcida,  y, personalmente, la excesiva presencia del estado sionista de Israel que además de músicos, tenía carpas y stands de propaganda sionista) creo que sin duda es el mejor festival que he estado y que recomiendo a todo el mundo que haga el esfuerzo de ir, al menos una vez en la vida… es como si fuera un parque de atracciones, pero en festival constante. Imprescindible.

Estuvimos en el Sziget: Yeray, Irene Fernández “La Trovadora de los Sueños” y Tomas Melikant.

High Resolution Press Images:

[+] 3817641653_62f948ae6a.jpg
[+] 3837032002_44b9daf184.jpg

Poliposeídas, este finde en Granada

17.12.2009 · Guardado en Agendilla, Entre bambalinas...

Poliposeidas estará en Granada el viernes 18 y sábado 19 en El Apeadero presentando su segundo montaje “Poliposeando, nos repetimos“, en el que vuelven a insistir en la fórmula que tan buenos resultados le dio anteriormente: diálogos locos, proyecciones y sonidos para realizar una crítica a este loco mundo consumista que nos rodea. Así lo definen ellos:

El título de este segundo trabajo hace referencia, tanto a la insisitencia en el estilo de Poliposeídas, como a la crítica explícita que el repertorio expresa hacia la saturación mediática de mensajes: la reiteración de nuestras de rutinas electivas (filete-lechuga), la publicidad como intermitencia cotidiana de un mundo interpretado desde la televisión, el interés personal o el consumo como idea vertebradora de progreso y desarrollo. Nos repetimos porque los errores se repiten, las guerras se repiten (¡pánico a las guerras púnicas!), el humor es nuestra repetición liberadora y catárquica mediante ésta, nuestra terapia de curación a través de la risa. A pesar de lo anterior, y tal y como reza el texto de Hel-Arte, “éste, es nuestro asunto serio”.

La entrada será de 8€, 6 si eres socio.