Alifa TV lectura interesante a golpe de click
revista impresa de Alifa te pica la barba

en Te Quiero Libre: RePoSiCióN #23 de TQL con Rude Hi-Fi

29.01.2014 · Guardado en Cultura Libre, Radio/Video, Te Quiero Libre

LUCA - "Rude"

LUCA – “Rude”

Si les decimos Rude hi-fi, quiza no les diga nada, si les hablo de Manu Chao, la Kinky Beat, Che Sudaka, Fermin Muguruza o Amparanoia, seguro que os resulta más cercano. Este dj, músico, mc, y generador de fiestas, ha colaborado con todos esos artistas arriba mencionados y muchos más. Su directo no te dejará estar quieto. Fermín define a Rude como “un agitador sonoro“; desde Bolonia, presentamos una suculenta entrevista con este aventurero musical.

Junto a él, las habituales reflexiones sonoras, la última técnica (10ª) de manipulación mediática, y en especial este programa, regado de mucha música.

Escuchar Progr. 22 de TQL con Rude Hi-Fi                                      (Descargar)

Playlist:

1.- Ska cubano – piel canela
2.- Termofrígidus – el opio del pueblo
3.- Rude Hi-Fi feat Junior Marvin rude mix – puercos & gansters
4.- La Furia – aburrido de los USA
5.- Rude Hi-Fi feat Matahari - Class war
6.- Rude Hi-Fi feat Cypress Hill – sangre por sangre
7.- Rude Hi-Fi feat Bad Sound System – Inna Euskadi yard
8.- El dinamitero (version de Fabrizio de Andre)
9.- Barrington Levy – Here I come
10.- Sud Sound System – Sciamu a bailare
11.- Disidencia – la industria del miedo
12.- Sonic Boom Six – Bigger than the punk rock
13.- Rude Hi-Fi – EZLN in dub
14.- Rude Hi-Fi – Mr Bobby remix
15.- Zutaten – Arma glam

en La Arbonaida: Johnillo y el Palacio del Cine

28.01.2014 · Guardado en Sin categoría

   El 25 de febrero del año pasado cerró definitivamente sus puertas la sala Multicines Centro de Granada, aquella sala de proyección que nació llamándose Palacio de Cine en el año 1961. Ver cerrar un negocio es, en estos tiempos de crisis, algo tristemente habitual... pero es aún triste cuando cierra un un cine porque queda un regusto amargo por los buenos ratos que muchos hemos pasado en él.

en La Arbonaida: La guerra de títulos…

22.01.2014 · Guardado en Sin categoría

Elizabeth Alexandra Mary (más conocida por su "nombre artístico": Elizabeth II) es, oficialmente, Reina del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y Soberana de los Reinos de la Mancomunidad de Naciones. No es poco, sobre todo si comparan con los ciudadanos de a pie (el vulgo, dicen ellos). Yo, sin ir más lejos, el único título relevante que he tenido (similar al de Isabel II) fue el

en ilustraciones para un loco: La mujer con el corazón que germinaba, Raúl Blasco. (para la revista Anthropologies)

21.01.2014 · Guardado en Comic y arte gráfico, Relatos y poemas

Hace un tiempo me pidieron colaboración para una nueva revista digital
La primera colaboración fue con
Raúl Blasco.
"La mujer con el corazón que germinaba"
Al principio, según recuerda, todo era caos, oscuridad. La vida había sido sin ningún día anterior y todos posteriores desde que había llegado él.
Cerrando los ojos y haciendo fuerza hacia dentro, bien adentro, bien al fondo,  pudo ver ante sí como el primer día se hizo la luz. Como se abría un capullo luminoso en sus entrañas que lo inundaba todo.
A cuando estaba él, como vio que era bueno, lo llamó día y a su ausencia, noche.
El segundo día llegaron los paseos al atardecer, y como comenzaban a despertar cucarachas en su tripa.
El tercero; las cenas en sitios que se prometían elegantes y las cucarachas ya correteaban, al día siguiente iban juntos de la mano, sin camino, sin destino, como flotando en el espacio que no estaba ocupado.
Remolcados por un gondolero ciego.
Sin quererlo él fue poniendo nombre de nuevo a todas las cosas, a ella no le gustó demasiado pero tampoco le dio demasiada importancia. Simplemente todo aquello que era volvía a ser de nuevo, pero de otra manera.
El quinto día llegaron los besos y los abrazos, los vellos erizados que arañaban el suelo y lo agrietaban, y por esos huecos bien abajo, muy al fondo, podía verse el infierno donde las almas que nunca habían amado gritaban sin ojos y levantaban los brazos a la luz pidiendo agua.
El sexto, se abrieron las puertas de lo profano.
Y a partir del séptimo día, aquel hombre que tanto la había dado, descansó.
Después la luz quedó reverberando, como un luminoso a punto de fundirse y todo oscureció un poco. Llegaron los meses del hambre en el que los besos los buscaba bajo las alfombras y solo encontraba polvo y caricias muertas, arrugadas. Él parecía buscar algo parecido, pero de otra forma; si algo quería simplemente lo tomaba,  como si anduviera cobrándose una deuda por haber abierto el grifo de la luz.
“Total, pensaba ella, si la luz siempre termina yéndose por el desagüe”.
Tanto la había quitado de repente que una vez, mirándose a un espejo, pudo ver como sus orejas ya no eran suyas, ni sus ojos, ni su boca y que sobre ella se había posado, como si fuera una mariposa, el gélido rostro de Fausto sonriente cuando ella no miraba.
Con los ojos cosidos y la boca cosida a un rostro cosido conseguía no gritar, finalmente sus orejas también se cosieron para no escuchar los gritos, para no escuchar nada.
Tanto pedía, tanto le exigía, que un día, a falta de más para quitarla, simplemente metió la mano en su pecho y se lo arrancó. Ella, descolgando su labio inferior como si fuese una persiana, vio sin gesto alguno como lo devoraba entre sus dedos sangrientos.
Él se enfadó porque la sangre había manchado sus calcetines.
A partir de ese día nunca más volvió a ser un obstáculo para nadie, pues a través del hueco de su pecho se veía cuanto había tras ella. Para ver algo tan solo valía con asomarse y mirar.
Simplemente andaba y andaba por la calle con su labio descolgado y su pecho vacío.
Su rostro no estaba vacío, pero sus ojos, su boca y sus orejas no eran más que ojos, boca y orejas de muerto. Su aliento mataba a los mosquitos que osaban cruzarse en su camino.
Dicen que era el frío, yo se que fue el amor.
Los días y las nubes fueron pasando sobre ella y ella misma, como aquella luz original que un día poseyó, también se fue apagando.
Seguía caminando entre la gente, con su mismo gesto esculpido en hielo, con su mismo labio descolgado y su mismo hueco en el pecho. Sencillamente que la gente dejó de verla.
Como el labio casi llegaba hasta el suelo, siempre estaba saciada, como su pecho siempre estaba vacío, siempre sentía frío.
Un día de los muchos que se cayeron del calendario un hombre se había levantado sin ganas de ver a nadie y fue por ello que la vio. Vio su labio caído, y el pecho vacío. Algo la preguntó, pero al ver que nada respondía y su gesto no cambiaba la sujetó un momento por el brazo y se puso a buscar algo dentro de la bolsa que llevaba y que hacía un momento le había hecho mucha gracia; era una formidable patata, rugosa y marrón, que parecía había sido hecha por plastilina por un niño intentando hacer un corazón.
Ella sintió como algo la empezaba a doler en el pecho, y su semblante cambió, pero tampoco se puede decir que fuera un gesto agradable.
Comenzó a correr, a correr más, cada vez más lejos.
Y se puso a llorar durante tres días, y después de esos tres días se puso a llorar durante mil quinientas noches.
Su labio se había ido acercando con el paso de los tiempos al resto de la boca, pero como recuerdo había quedado algo colgante y a veces, andando por la calle algún transeúnte atento la aconsejaba que cerrase la boca, que si uno masticaba el aire podía hincharse como un zeppelín.
También podía sentir calor, y cuando esto pasaba la sudaban las palmas de las manos. Por eso, en una ocasión al querer secarlas contra su pecho descubrió, no sin asombro que aquella patata había comenzado a germinar. Al fondo de cada tallo, tímidamente algo parecido a pequeñas florecillas comenzaba a verse.
Se puso a buscar vorazmente a aquel hombre que la había introducido aquello en su pecho, y con su labio que un día colgó casi hasta los pies preguntaba a la gente con la que se topaba: “Oiga ¿usted podría decirme donde se encuentra el hombre que metió esto en mi pecho?” y con todo el orgullo abría la camisa para mostrar su tubérculo germinado. Algunos daban un paso atrás instintivo ante gesto tan obsceno y simplemente la obviaban, otros, los que más lejos estaban de comprenderla, la insultaban y llegaban a empujarla.
Hasta que lo encontró.
Al principio, desprendiéndose de su pasado como quién se quita la ropa sucia, todo era caos, oscuridad, penumbras cargadas de colmillos. La vida había sido un agujero en el pecho y un labio caído hasta el suelo.
Cerrando los ojos y haciendo fuerza hacia fuera, apretando los puños para dar paso a un nuevo yo anclado bien adentro del pellejo, pudo ver como el primer día se hizo la luz. Como el amanecer devoraba la madrugada y nacía el día.
A cuando estaba él, como vio que era bueno, lo llamó día y a su ausencia, noche. Y la noche la traía recuerdos del vacío y de otras noches y de otras vidas. Y de otros sueños que dormían al fondo de las depuradoras, bien al fondo, muy al fondo.
El segundo día llegaron los paseos cerca de las carreteras, fumándose los tubos de escape de los autobuses. En el fondo de su tripa renacían cucarachas, pero más grandes y más blancas. Y sentía un hormigueo en la planta de los pies.
El tercero, a veces sonreía, y a veces él también la sonreía. Al día siguiente los labios estirados disimulaban una horrenda cicatriz que solo ellos no veían, e iban juntos de la mano, sin mirarse, sin sentirse, como dos fantasmas que se sienten seguros de sí mismos por tener alguien a su lado sin saber muy bien si no son ellos mismos superpuestos.  Él siempre callaba, siempre callabay andaba como con miedo de romper el silencio a cada paso.
El quinto día las cucarachas blancas ya la recorrían todo el cuerpo, y se la metían por las venas y asomaban por la boca, y la hacían cosquillas detrás de las orejas. Y él, como por algún extraño descuido alguna se comió. Y cuando veían a gente triste gritando al fondo de las alcantarillas se reían de ellos como para no tener que reírse de sí mismos.
El sexto día pidieron permiso para entrar, y poco a poco fueron entrando donde antes ya había pasado alguien. Antes que ellosdejándolo todo perdido de basura.
Y a partir del séptimo día

en La Arbonaida: Yo no fui

11.01.2014 · Guardado en Sin categoría

Yo no fui. Fue la amargura de esta España negra y dura, que perdura, y nos quema a ti y a mi. Que nos quema a fuego lento y da la ceniza al viento y al humo su frenesí. Extracto de Salutación a Rafael Alberti Correspondencia José Bergamín

en Te Quiero Libre: RePoSiCióN #21 de TQL con Lengualerta

07.01.2014 · Guardado en Cultura Libre, Radio/Video, Te Quiero Libre

lengualerta

Reponemos un programita especial, con la suculenta entrevista desde los estudios de Stepi (Irún), a Lengualerta. Además de pasearnos por el disco del mc mexicano, volaremos por encima de frases de kropotkin, música y relatos ocurrentes, aterrizaremos con música, técnicas de manipulación informativa y un “recuerdo” hacia Fraga.
Berri Txarrak, Modena City Ramblers, Mighty Ki la, Las Valium, Albert Plá, Disidencia, Tijuana No, Txarrena, Fishbone o Sombrero Club, no te quedes ahí parado dale al Play.

 Escuchar Progr 21 de TQL con Lengualerta

Playlist:
1.- Modena City Ramblers – “Viva la vida y Muera la muerte”
2.- Berri Txarrak – “Albo kalteak”
3.- Sombrero club – “surfer man” — (frases de Kropotkin)
4.- Lengualerta – “reverdeciendo” (bases de Zion Train)
5.- Mighty killa -
6.- Disidencia – “la loteria”
7.- Tijuana no – “Renace en la montaña”
8.- Lengualerta – “somos”
9.- Fishbone – “it´s a wonderful life”
10.- Lengualerta – “Tu nombre”
11.- Txarrena – “Frio”
12.- La manipulación mediática,  (8ª y 9ª tecnica de manipulación) y recuerdo a Fraga
13.- Las Valium – “La voz del pueblo”
14.- Albert Plá – “corazón”

en C.S.A. La Fabriquilla de Ideas: Víspera republicana

06.01.2014 · Guardado en Sin categoría

image

Ayer celebramos un año más la Víspera Repúblicana con notable éxito. Muchas gracias a todos los que os acercasteis e hicisteis posible tan estupenda tarde. Pero sobretodo miles de gracias al Grupo de Comidas Populares que se esforzó en que todo saliera estupendamente y prepararon una crema de calabaza y papas con fritillo riquísimas. Y por supuesto agradecer a los artistas (María Pérez y Andrés Lozano, Pablo “El Monstruo” y Pablo Escudero y su compañía flamenca con Bea, Paco, Keke y Diana) que nos hicieron disfrutar de buena música toda la tarde.

en ilustraciones para un loco: Sorteo de esta pequeña lámina

02.01.2014 · Guardado en Comic y arte gráfico, Relatos y poemas

SORTEO DE ESTA PEQUEÑA LÁMINA
¿Cómo optar  a ella?
1º Entra en esta página de facebook

2º Pincha en *me gusta*.
3º Comparte en tu muro
Si no sabes cómo hacerlo copia y pega este enlace
https://www.facebook.com/pages/Ilustraciones-para-un-loco/357410417739005

Para el sorteo utilizaré el de la ONCE de 31 de enero (cuponazo) los tres últimos números